AutoconocimientoAutoestimaSociedad

Asume la responsabilidad por ti mismo.

Asume la responsabilidad por ti mismo.

3 lecciones que aprendí de mi familia, la política y la sociedad

Independientemente del resultado de las elecciones generales en España, voy a hablarte sobre un tema que me prometí a mí mismo no tocar hace tiempo, pero lo voy a hacer de forma muy sutil, ya verás ????

Tengo que confesarlo, durante varios años de mi vida fui un apasionado de la política. Todo lo que tuviera que ver con los debates, el gobierno o cuestiones de ámbito internacional me encantaba.

Quizá tú también eras de esos que quería cambiar el mundo yendo en las listas de un partido político, ¿no? Eso hice hace unos años, vaya un iluso…

Últimamente he estado bastante desconectado del asunto y quería seguir así, pero resulta imposible teniendo a familia y amigos con la TV encendida o recordándomelo.

“Es que de ahí sale el nuevo gobierno, una nueva etapa política en el país”, bla bla bla…

Si lo piensas, ‘gobernar’ es una palabra muy ambigua, ¿no crees? ¿Quién gobierna realmente?

Julio Cesar decía “divide y vencerás”. Una verdad que sigue siendo muy válida hoy.

Las instituciones bancarias, religiosas y políticas están ahí para perpetuarse, no para velar por tus intereses. Si no lo sabías, bienvenido al club.

Sin entrar mucho en materia, a esas instituciones les interesa tenernos divididos, peleados por votar a uno u otro partido, por el tema religioso, pero especialmente por el dinero. Así somos más débiles y nos tienen controlados.

Lo que quiero decir con esto es que va a dar más o menos igual si votas a uno u otro partido, porque difícilmente solucionarán tus problemas.

Aunque hay tantas realidades como personas en el mundo, en este artículo quiero compartir contigo mis 3 reflexiones/lecciones de estos últimos años:

 

1.- Desapégate emocionalmente cuanto antes de tus padres

Sí, en serio. La cultura hispana es una de las más apegadas en ese sentido. Está claro que la familia es un valor muy importante para la mayoría de las personas, pero algo muy distinto es buscar continuamente la aprobación de tus padres.

Desde la adolescencia me tocó ver en casa muchos debates y programas de televisión de una tendencia política específica (quizá eso hizo despertar mi interés).

A pesar de que ellos no querían influir en mi forma de pensar, al ver cada día lo mismo me lo tragué todo.

¿Tenías criterio propio ya de adolescente? Porque yo no, y cuando hablaba y debatía con amigos o profesores obviamente estaba del lado del pensamiento de mis padres.

Me encontraba continuamente defendiendo unos planteamientos que yo no elegí y con el tiempo empecé a acusarles de todas mis carencias y de haberme educado de una determinada manera.

Todavía no comprendo el enorme desafío que supone educar a un hijo pero ahora ya no los culpo, ellos lo hicieron lo mejor que supieron y los quiero y querré siempre con todos sus defectos.

Pero los motivos para desapegarte emocionalmente de tus padres son varios:

  • Tomar las riendas de tu vida.
  • Respetarte y por tanto quererte a ti mismo.
  • Volverte independiente y libre.
  • Estar en paz y aprender de ellos.
  • Elaborar tu propio criterio y seguir tu camino.

Tus padres son espejos donde mirarte, maestros de los que aprender y que sin duda te han ayudado y te ayudan (aunque no lo creas) a crecer como ser humano.

Cada persona tiene su propia vida y debe elegir cómo vivirla, si no cortas las cadenas emocionales que te atan aún a ellos, no alcanzarás la libertad.

Recuerda que tu vida es tuya y sólo tuya.

2.- Asume que nadie va a venir a salvarte

No sólo existe una tremenda dependencia de los padres, si no también de otros factores:

  1. Contrato indefinido en una empresa.
  2. Pensión de jubilación del estado.
  3. Matrimonio para toda la vida.
  4. Subvenciones públicas, protección social…

Nadie te garantiza que no te vayan a despedir mañana, ni que en el futuro vayas a cobrar una pensión, ni que tu pareja sea para toda la vida, ni que tengas una subvención/prestación si algún día necesitas ayuda de papá estado.

El mundo está viviendo una transformación brutal donde la incertidumbre será la única norma.

En una sociedad donde el coste de vida cada vez es más alto y donde se está produciendo un cambio de paradigma en TODOS los ámbitos: económico, empresarial, social y político, ¿crees que puedes seguir dependiendo de una falsa seguridad y estabilidad para toda la vida?

Hace tiempo rompí con esa idea porque para mí no tenía sentido. Me di cuenta de que era inútil esperar a que un nuevo partido político (o una empresa), me garantizara un futuro entre algodones.

Lo veía absurdo sobretodo porque todo se resumía en una propuesta materialista, independientemente de tus inquietudes vitales, el conocimiento sobre ti mismo y tu autorrealización.

Asúmelo de una vez: nadie va a salvarte.

Deja de esperar a que alguien venga a solucionarte tus propios problemas, porque eso sólo te generará más dependencia del exterior.

Seguro que tú también has estado (o estás) en una etapa victimista, ¿verdad?

  • Te quejas por casi todo.
  • Culpas a los demás de tu mala suerte.
  • Te sientes incomprendido por tu entorno.
  • Crees que todo es injusto.
  • Te ves en una espiral difícil de evitar.

Lo cierto es que hemos recibido una educación basada en la era industrial: portarse bien, memorizar, obedecer al profesor y a tus padres, sacar buenas notas, ir a la universidad para conseguir un título, encontrar un trabajo estable con un buen sueldo…

Sí, todos hemos sufrido el mismo sistema pero piensa: ¿no es hora de que asumas la responsabilidad de tu vida?

Cuando te encuentres del lado de la mayoría es momento de hacer una pausa y reflexionar. Mark Twain

3.- Responsabilidad personal: sé tú el cambio que quieres ver en el mundo

Nunca leí con tanta pasión como cuando devoré 1984, de George Orwell, una novela distópica de 1949 donde apareció por primera vez el concepto del Gran Hermano, omnipresente y vigilante.

Por aquel entonces pensaba que la sociedad era una mierda y que no podía hacer nada para solucionarlo.

Con el tiempo entendí que mi entorno no iba a cambiar y debía aceptarlo.

Que nada puede afectarte a no ser que tú lo permitas.

Y que el mundo no lo ves como realmente es, si no como eres tú.

¿Quieres que las personas sean más libres, conscientes y con un estilo de vida más saludable? Empieza tú por pensar por ti mismo, cobrar consciencia de tus actos y llevar ese estilo de vida.

¿Quieres un mundo más colaborativo, con más empatía y donde nos respetemos los unos a los otros? Muy bien, hazlo y da ejemplo.

Todo eso no lo va a cambiar un partido político, olvídate.

Bajo mi punto de vista, este es un momento de transición histórico en muchos sentidos:

  • De una sociedad victimista y paternalista a una sociedad responsable y consciente.
  • De una economía basada en el capital a una economía donde la principal fuente de riqueza es el talento y la sabiduría.
  • De la esclavitud moderna que vivimos al libre pensamiento y la libertad financiera.

Tú eres el responsable de todas y cada una de las decisiones que tomas a diario, consciente o inconscientemente. El mundo no se puede transformar sin un profundo cambio de mentalidad de cada persona a nivel individual.

Así que toma de una vez las riendas de tu propia vida.

Escúchate y edúcate a ti mismo, de forma que descubras lo que ya está en tu interior tapado por las capas de tu ego, formado por tu miedo al cambio y tus creencias limitantes.

Como todos y aunque no sepas qué hacer con tu vida, tú tienes un talento que te hace único e irrepetible, aunque dejo eso para otro artículo.

Lo reconozco, a veces me siento muy sólo con este planteamiento. Mi familia y gran parte de mis amigos tienen otras preocupaciones que ser ellos el cambio que quieren ver en este mundo, y lo respeto.

Pero soy feliz porque gracias a este proyecto puedo compartir lo que llevo dentro y he conocido personas maravillosas con las que comparto inquietudes y forma de ver la vida.

A través de este plataforma digital puedo llegar a muchas más personas de las que nunca imaginé.

Y esa es una de las principales razones por las que sigo con esto adelante.

Fuente:

Llegó la era de la responsabilidad personal: 3 lecciones que aprendí de mi familia, la política y la sociedad

 

Etiquetas
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Back to top button
简体中文EnglishFrançaisDeutschहिन्दीPortuguêsРусскийEspañol
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker