web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 
 

 
 

Epílogo
Guía para el místico contemporáneo
Meditación diaria
Agradecimientos

"Anatomía del Espíritu"

Caroline Myss

 

 

 

Epílogo

Sé que no soy la primera en anunciar que ésta es una época muy interesante para vivir. Estamos viviendo una época diferente de cualquiera de las anteriores. Estamos viviendo entre dos modelos de poder, o dos modelos de realidad: interno y externo, energético y físico. Estamos reestructurándonos a nosotros mismos y reestructurando nuestras relaciones de acuerdo con una autoridad personal y espiritual. Inevitablemente, esa reestructuración reformará todos los aspectos de nuestra cultura mundial según la verdad sagrada Todos somos uno.

 

 

El hecho de que nuestra sociedad esté saturada de crisis que afectan a todas las naciones, todos los órganos y todos los sistemas de nuestro "cuerpo" global tiene una importancia simbólica. La contaminación nuclear, la escasez de agua dulce, los problemas medioambientales y el debilitamiento de la capa de ozono son sólo los primeros de una infinidad de problemas que ya no son de alcance nacional, sino mundial. En el plano microcósmico, el peligro de desastres nos está obligando a crear una política de unión, de la misma forma que una persona que se enfrenta a una enfermedad grave debe unir todos los poderes de su cuerpo y de su vida para sobrevivir. Estamos llegando al final del sistema de poder "divide y vencerás", y se está reemplazando ese sistema por un intento de unir los poderes de las diferentes naciones para sobrevivir y entrar ilesos y sin peligro en el próximo milenio. La "era informática" interconectada es el símbolo de una conciencia mundial.

La tecnología de la información es una representación física de nuestras interacciones energéticas. Hemos creado en el exterior lo que ya existe en nuestros campos energéticos. En todo se está utilizando la información energética: en los modelos de salud holística; en los programas de "salud y desarrollo" empresarial y en seminarios para enseñar actitudes positivas; en la preparación atlética y deportiva, campo en el que las actitudes mentales y las técnicas de visualización se consideran tan importantes como las técnicas físicas de los deportistas. Ya estén motivados por el dinero, por el deseo de ganar un evento deportivo o por la necesidad de curar una enfermedad, los pioneros de todos los campos están recurriendo a soluciones energéticas para optimizar los resultados físicos.

Vista desde los primeros chakras, la era energética de la civilización es una "era informática", apoyada por la computarización de las empresas, las aulas escolares y las casas. Desde el séptimo chakra, sin embargo, podemos considerarla una era de la conciencia que necesita las técnicas de gestión energética del místico: oración, meditación, continuo auto examen y unión de todas las personas. Lo irónico es que ambas eras son la misma; todos estamos en el mismo camino.

 

Guía para el místico contemporáneo

Piense con un vocabulario de unicidad.

Mire a través de las lentes de la visión simbólica. Tenga presente que todos los obstáculos físicos y emocionales son ilusiones. Busque siempre el significado energético de una situación y sígalo.

Evalúe sus elecciones o decisiones diarias y las consecuencias que tienen en su sistema energético. Esto le servirá para percibir cuándo está perdiendo energía por estar entregándosela al miedo o al pensamiento negativo.

Para guiarse, mire diariamente el texto sagrado de su sistema energético biológico
(fig. 6). Tenga presentes las siete verdades sagradas del cuerpo y el espíritu:
1.  Todos somos uno
2.  Respetaos mutuamente
3.  Respétate a ti mismo
4.  El amor es poder divino
5.  Entrega tu voluntad a la voluntad divina
6.  Busca solamente la verdad
7.  Vive en el momento presente

Estas verdades, sencillas y potentes, sirven para centrar la mente, el cuerpo y el espíritu, volviendo al punto de contacto con la conciencia divina. Mientras utilicemos estas verdades como puntos de referencia, podremos evaluar cualquier pérdida de poder y rescatar el espíritu reconociendo conscientemente qué verdad no estamos honrando.

 

Meditación diaria

Finalmente, a modo de meditación diaria, centre conscientemente la atención en cada uno de sus chakras, comenzando por el primero y siguiendo hacia arriba. He aquí algunos consejos para centrar la atención en el chakra:

1. Pregúntese: " ¿Estoy perdiendo energía? Si es así, ¿Qué miedo me está extrayendo poder de esta parece del cuerpo?" Respire hondo y desconecte conscientemente su energía de ese miedo.

 2.  Invoque a las energías protectoras de los guardianes espirituales, las sefirot o el sacramento de ese determinado chakra.

3.  Entre conscientemente en la energía de ese chakra y perciba la clase de actividad energética que aumenta en esa parte de su cuerpo.

 

Avance por los chakras concentrándose del siguiente modo:

En el primer chakra, concéntrese en la energía de la sefirá de Shejiná y siéntase conectado con toda la vida, con todo lo que vive. Después concéntrese en el sacramento del bautismo y bendiga la vida que ha aceptado vivir, y a la familia, personal y política, que conforma su vida.

En el segundo chakra, concéntrese en la energía de la sefirá de Yesod y perciba la energía que ha salido de esa zona de su cuerpo en actos de creación. Si tiene la energía contaminada, es decir, llena de negatividad y miedo, reexamine su intención. Lleve a su mente la energía del sacramento de la comunión: vea que cada persona de su vida tiene una finalidad divina. Cuando no pueda ver claramente a la Divinidad, pida energía para ver y penetrar las ilusiones que lo dominan.

En el tercer chakra, concéntrese en la energía de las sefirot de Nétzaj y Hod, la integridad y !a resistencia. Evalúe su código de comportamiento y vea si ha comprometido de alguna manera su honor. Si es así, medite sobre el sentido y la importancia del honor y pida ayuda para estar a la altura de sus valores personales. Después lleve a la monte el sacramento de la confirmación, compromiso consigo mismo de respetar su propia dignidad.

En el cuarto chakra, concéntrese en a energía de la sefirá de Tiféret y La energía del amor y la compasión. Evalúe cómo extiende su amor a otras personas y a sí mismo, incluida la energía amorosa contenida en los actos de perdón. Después concéntrese en el cuidado que se dispensa a sí mismo y en la forma en que respeta su promesa simbólica del sacramento del matrimonio consigo mismo.

En el quinto Chakra, concéntrese en la energía de las sefirot de Jésod y Gueburá, la clemencia y el juicio, y evalúe La calidad de los pensamientos que tiene sobre los demás y sobre sí mismo. Evalúe las palabras que intercambia con los demás, y si ha expresado palabras hirientes envíe energía positiva a esas personas. Si ha expresado palabras falsas, reconozca conscientemente que ha actuado para engañar y examine los temores que existen en usted, de los cuales surgen los actos de engaño. Esto es utilizar la energía del sacramento de la confesión. Pida que entre la Luz en ese miedo y le dé valor para no volver a actuar de esa manera negativa.

En el sexto Chakra, concéntrese en la energía de las sefirot de Jojmá y Bina, la sabiduría y el entendimiento divinos, y continúe evaluando su vida cotidiana. Pida sabiduría y percepción intuitiva para las situaciones en que siente confusión o miedo. Y recuérdese la promesa del sacramento del orden sagrado: que cada uno de nosotros tiene un don especial que ofrecer a esta vida y que cada uno es conducido inevitablemente a ese camino. Es imposible no ver la finalidad de nuestra vida.

En el séptimo Chakra, concéntrese en la energía de la sefirá de Kéter, su contacto con lo Divino, y en el sacramento de la extremaunción, completando y liberando conscientemente sus asuntos inconclusos. Deje entrar la energía de Dios en su mente, cuerpo y espíritu, e inspire esa energía haciéndola entrar en su ser.

Con esta práctica diaria de meditación evaluará la salud de su cuerpo, mente y espíritu. Trabajar con esta meditación le permitirá sentir su salud espiritual y corporal. Con ella puede trabajar para aumentar su conciencia del equilibrio de poder dentro de su sistema energético.
Además, recuerde con regularidad el arquetipo de la Tierra Prometida. Su finalidad es atraernos hacia el interior para descubrir el poder que tenemos detrás de los ojos. Podemos trascender todos los dilemas mediante el poder de nuestro espíritu: ésa es la promesa divina.

Mediante esta auto-evaluación, desarrollará la habilidad de leer la energía y percibir la orientación intuitiva. Desarrollar esta habilidad requiere práctica diaria, e incluso cada hora en períodos de crisis. Este simple acto de tomar conciencia, junto con el compromiso consciente de aprender de las experiencias, debilitará sus miedos y fortalecerá su espíritu.

Por encima de todo, a medida que aprenda el lenguaje del espíritu vaya estableciendo un código de honor personal que refleje el contenido espiritual de su biología. Esta era de la conciencia no nos empuja meramente a atiborrarnos de nuevas teorías espirituales ni a jugar a juegos de pensamiento que unen la física con el budismo zen. Estamos hechos para avanzar hacia el auto descubrimiento y la madure?, espiritual, para estar preparados y ser capaces de vivir una vida que nos importa a nosotros y a las personas que nos rodean.

Contenemos la escritura. Contenemos la Divinidad. Somos la Divinidad. Somos la iglesia, la sinagoga, el ashram. Sólo necesitamos cerrar los ojos y sentir la energía de los sacramentos, las sefirot y los chakras, que es el origen de nuestro poder, la energía que alimenta nuestra biología. Lo irónico es que una vez que comprendemos de qué estamos hechos no tenemos otra opción que vivir una vida espiritual.

 

 

Agradecimientos

Deseo dar las gracias a todas las personas que han participado en parte de la escritura de este libro y apoyado mi trabajo. A mi agente Ned Leavitt, quiero expresarle mi más profunda gratitud por guiarme en este proyecto y por ser una persona de tanta integridad y pericia. A Leslic Mcredith, responsable de la edición del libro, le estaré eternamente agradecida por muchas cosas: su infinito optimismo, su fino talento, y su espíritu acogedor y humanitario. Pero sobre todo, siempre tendrá un lugar en mi corazón debido a su capacidad para entender la visión que yo necesitaba dar en este libro, especialmente teniendo en cuenta que le di otra orientación a mitad del manuscrito y ella fue capaz de aceptar la idea; admiro enormemente su naturaleza estudiosa y su auténtica dedicación para hacer llegar al público el trabajo de los autores, incluido el mío. Doy también las gracias a Karin Wood, ayudante de redacción, por sus amables palabras y su inmensa eficiencia. También estoy profundamente endeudada con Janet Biehl por su extraordinaria pericia como correctora. Y a mi correctora personal, Dorothy Mills, le dedico todo mi amor y gratitud, tanto por su ayuda profesional como por su amistad. Dorothy se ha convertido en una fuente de fuerza y optimismo para mí, y siempre le agradeceré al destino el habernos presentado hace tantos años.

El doctor Norman Shealy ha sido mi colega en la investigación durante más de diez años. Es también uno de mis más queridos amigos, confidente, consejero y guía. No creo que estuviese haciendo este trabajo ahora si él no hubiera entrado a formar parce de mi vida. Decir gracias no es suficiente para expresar lo que siento por todo lo que me ha dado. Extiendo mi más cariñoso agradecimiento a su maravillosa esposa, Mary-Charlotte, que se ha convertido en una querida amiga y en parte integrante de nuestro trabajo. Y a Roberta Howard, nuestra eficiente secretaria Virgo, mi sincera gratitud por todo lo que hace para ayudarnos en nuestro trabajo.

Mi vida está llena de amigos a los que quiero y admiro, y cuya vida y trabajo han sido una constante fuente de inspiración para mí. La doctora Christiane Northrup, excelente médica y escritora, me pidió que trabajara con ella hace cinco años. Desde entonces hemos continuado aprendiendo juntas y en ella he encontrado una fuente inagotable de humor y energía, así como de consagración a la medicina holistica.

Joan Borysenko ha conmovido profundamente mi corazón con sus constantes palabras de aliento y apoyo a mi trabajo, sentimiento que es mutuo. La doctora Mona Lisa Schulz, mujer visionaria e inteligentísima, me ha dado valor cuando más lo he necesitado y rne ha enseñado mucho sobre el camino de la curación. Ron Roth, dotado sanador, y Paul Fundson, querido amigo, han sido la piedra angular de mi apoyo espiritual, y siempre agradeceré su presencia en mi vida, sobre todo durante los momentos oscuros, que han sido muchos en estos dos últimos años.

Conocí a Clarissa Pinkola Estés poco antes de comenzar este libro. He encontrado en ella a una amiga para toda la vida y le estaré siempre agradecida por su ingenio, sabiduría, talento y profundidad de espíritu, así como por el vínculo de fe que compartimos en nuestra herencia espiritual. Y a Tami Simón, la fundadora de Sounds of True Re-cording, le envío un torrente infinito de gratitud y cariño por su apoyo a mi trabajo, por su amistad, por su espíritu honrado y por su naturaleza generosa.

También quiero hacer llegar mi gratitud a Elmer Green, el "padre" del movimiento Biofeedback, que ha sido el asesor experto de este proyecto. El doctor Green es conocido Internación alíñente por sus aportaciones al campo de la conciencia humana, y considero un honor haber contado con su apoyo a mi trabajo durante estos años.

Nancy W. Barlett, bruja de la informática, acudió continuamente en mí rescate durante la redacción de este libro. Desde el fondo del corazón le agradezco sus muchos viajes a mi casa y su paciencia con mi falta de habilidad y mi incapacidad para aprender a utilizar un ordenador. Y doy las gracias al maravilloso equipo de Danny's Deli por proveerme de mi ración diaria de capuchino sin canela. Jamás sabréis lo mucho que me ayudó vuestra amabilidad y hospitalidad para sentirme nuevamente en casa en el barrio donde me crié.

A M. A. Bjorkman, Rhea Baskin, Carl Simmons, Ka-thalin Walkcr y el resto del equipo de The Conference Works, todo mi amor; en vuestra organización he encontrado uña clase de esmero que me ha conmovido más de lo que puedo expresar; trabajar con vosotros es más que un placer, no sólo por vuestra auténtica preocupación por mí bienestar, sino también por vuestro honor e integridad como socios de negocios. Sois una bendición en mi vida.

Y a tantos de mis queridos amigos, que siempre han sido tesoros en mi vida, tesoros que he agradecida especialmente mientras escribía este libro, os estoy eternamente agradecida: Eileen Kee, Susie Marco, Kathy Musker, reverenda Suzanne Fageol, David Luce, Jim Garrison, Pcnny Tompkins, Lynn Bell, Carole Dean, Caro! Hasler, Ron Roth, Paul Fundsen, Tom Williams, Peter Brey, Kaare Sorenson, Kevin Todesbi, John May, Sabine Kurjo, Siska Pohthoff, Judy Buttncr, Paula Dalco, Fred Matzer, DeLacy Sarantos y tantos otros que hacen de mi vida un exquisito tapiz de amistad.

También hago llegar un infinito torrente de gratitud a las innumerables personas que apoyan mi trabajo asistiendo a mis seminarios y charlas. No hay palabras que puedan expresar la gratitud que siento por todos vosotros, que habéis desempeñado un papel importantísimo al ayudarme a perfeccionar mi trabajo. Sin vuestro entusiasmo y comentarios, preguntas y respuestas, no habría tenido el estímulo para continuar desarrollando y enseñando esta materia.

Y a las muchas personas que he desatendido durante estos dos últimos años, debido a una agenda que me ha impedido contestar cartas y llamadas telefónicas, mis más sinceras disculpas.

Sin embargo, principalmente deseo agradecer el cariño y apoyo que siempre he recibido de mi familia, sobre todo de mi querida madre. Considero a mi madre una de las bendiciones directas de Dios en mi vida. Su esmero, amor, fuerza de carácter, corazón sin fondo e ilimitada energía me han ayudado muchísimo, no sólo para escribir este libro, sino para sanarme. Siempre ha abierto su corazón a mis ideas, por extremistas que fueran. Con qué cariño recuerdo las ocasiones en que hablamos de mis nuevas ideas sobre Dios cuando estaba estudiando, a veces hasta altas horas de la noche. Jamás me desanimó en mi búsqueda de la verdad. Y su papel de modelo como mujer que conoce el poder íntimo de la fe todavía me estimula. Mi hermano Edward, su esposa Amy y sus hijos Rachcl, Sarah y Eddie, llenan mi vida de alegría, igual que sus sobrinas Angela y Allison, mi sobrino Joey, mi cuñada Mary Pat y mi hermano Joseph. Estas maravillosas personas me han ayudado a pasar épocas muy difíciles. Saber que todos formáis parte de mi vida eternamente me hace agradecer estar viva. Todos sois un "hogar" para mí.

 

Y a mis queridos primos, a quienes quiero tanto, gracias por apoyarme y alentarme siempre, aun cuando sé que la mitad del tiempo no teníais ni idea de lo que estaba haciendo. Simplemente, es fabuloso saber que creísteis en mí incondi-cionalmente. Y a Marilyn y Mitch, Cllrissy y RJtchie, Pam y Andy, Wanda, Mitchic, padre Len, tía Virginia y todo el resto, incluida mi maravillosa tía Gen, que hace poco nos dejó para ir al cielo, todo mi cariño. Agradezco muchísimo que nos tengamos los unos a los otros.

 

 El Místico en tus favoritos  El Místico como tu página de Inicio  
 
 
 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas