web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 
 

 
 

El honor

La justicia

Preguntas para autoexaminarse

"Anatomía del Espíritu"

Caroline Myss

 

 

 

El honor

 

Una tribu está unida no sólo por lazos de lealtad sino también de honor. El código de honor de cada tribu es una combinación de tradiciones y ritos religiosos y étnicos. Los ritos como el bautismo u otras ceremonias tribales de ben­dición vinculan energéticamente a los nuevos miembros con el poder espiritual del grupo. Ese sentido del honor nos transmite fuerzas, nos pone de parte de nuestras relaciones de sangre y raciales, y nos enseña lo que significa cumplir la palabra y actuar con integridad.

 

 

Si bien normalmente el honor no se considera un com­ponente de la salud, yo he llegado a creer que bien podría estar entre sus componentes más esenciales, incluso en el mismo plano que el amor. El sentido del honor aporta una energía muy potente y positiva al sistema espiritual, bioló­gico e inmunitario, a los huesos y a las piernas. Sin honor es muy difícil, si no imposible, que una persona permanezca er­guida con orgullo y dignidad, porque carece de un marco de referencia para su comportamiento y decisiones, y así no puede confiar en sí misma ni en los demás.

El sentido del honor forma parte de lo que la tribu ense­ña a sus miembros acerca del rito tribal fundamental del ma­trimonio. Una mujer, que era la última de un tronco fami­liar, lo expresaba así: «Cuando se estaba muriendo, mi padre me hizo prometerle que tendría un hijo. Yo le dije que no ha­bía encontrado a ningún hombre con el que me apeteciera casarme. Sus últimas palabras fueron: "Cásate con cualquie­ra, pero continúa la familia."»

La forma en que los cónyuges se comportan enseña los criterios éticos a la siguiente generación. El adulterio está prohibido; sin embargo, los mayores de una tribu que co­meten adulterio dan permiso a sus hijos para quebrantar esa norma cuando sean adultos. El padre mantiene a la familia; sin embargo, un padre que abandona esa responsabilidad deja a sus hijos un significado muy distorsionado del compro­miso y la responsabilidad. Se nos enseña a tratar con respe­to a los demás; sin embargo, los progenitores que no se res­petan a sí mismos y mutuamente crían hijos que serán adultos no respetuosos. Sin la estabilidad moral de un códi­go de conducta honrada, los niños se convierten en adultos incapaces de crearse una vida estable.

Hay que ser capaz de dar la palabra y atenerse a ella, sea a otra persona o a sí mismo. Hay que ser capaz de confiar en que uno va a terminar las cosas que comienza y a cumplir sus com­promisos. Cuando -no confiamos en nosotros mismos, todos y todo nos parece temporal y frágil, porque así es corno nos sentimos por dentro. Un hombre me dijo: «No quiero vivir co­mo vivían mis padres, siempre mintiéndose uno a otro. Pero vivo pensando que en cierto modo he heredado esa caracterís­tica y que si se presentan las circunstancias me comportaré igual.» Esa carencia de honor individual trasciende las fronte­ras de las tribus personales y pasa a la sociedad en general.

Conocí a Sam en un seminario durante el cual nos con­tó sinceramente la historia de su vida. Se crió en medio de la pobreza y sin figura paterna. Sentía una fuerte necesidad de ser líder, aunque sólo fuera de una pandilla. Era su forma de experimentar un sentido del honor. Se dedicó al narco­tráfico, negocio con el que ganaba casi 75.000 dólares a la se­mana. Tenía un grupo de «empleados» que lo ayudaban en tratos que suponían enormes sumas de dinero.

Un día, cuando iba conduciendo, puso la radio del co­che; estaban dando un programa de entrevistas. Estaba a punto de cambiar de emisora cuando la entrevistada hizo un comentario sobre la existencia de los ángeles. Dijo que cada persona tiene un ángel guardián, y que estos ángeles nos cui­dan y observan todas nuestras actividades. «No tenía el me­nor deseo de seguir escuchando lo que decía al respecto, pe-ro de repente me acordé de mi abuela, que cuando yo era ni­ño me contaba historias sobre mi ángel de la guarda, que siempre me cuidaba. Había olvidado totalmente esas cosas, hasta que oí a aquella mujer hablar por la radio.»

En ese momento iba a hacer una entrega de drogas, pe­ro se sintió abrumado por la sensación de que su ángel lo es­taba mirando. «Me pasé todo el santo día pensando cómo iba a explicar cuando me muriera lo que hacía para ganarme la vida.»

Por primera vez en su vida comprendió que tenía un pro­blema que no sabía cómo resolver. «Había muchos tipos que contaban conmigo para ganar dinero. No podía ir y decir­les: "Escuchad, chicos, tenemos que cambiar las cosas por­que esos ángeles están mirándonos y no nos conviene que se enfaden." Eran tipos duros, y no sabía cómo salir de esa si­tuación.»

Una noche, pocos días después de aquel programa de ra­dio, chocó con el coche contra un poste eléctrico y se produ­jo lesiones bastante graves en las piernas y en la parte inferior de la espalda. Sus «empleados» le aseguraron que ellos con­tinuarían con el negocio, pero él pensó que el accidente era una oportunidad para cambiar la dirección de su vida. Los médicos le dijeron que la recuperación del uso de las piernas sería un proceso largo y lento, y que era posible que tuviera que soportar un dolor crónico para el resto de su vida. Sam comenzó a leer libros sobre curación y sobre ángeles.

«Tenía la sensación de que si prometía no volver a las ca­lles, mis piernas sanarían. Les dije a mis compinches que ya no me sentía capaz de aguantar la presión y, no sé muy bien por qué, me creyeron. Yo creo que se debió a que querían mi parte en el negocio, pero a mí me vino muy bien. Me marché del barrio en cuanto pude y recomencé mi vida.»

Finalmente se metió en un tipo de «pandilla» diferente, un grupo de chicos que se reunía por las noches en un local de la YMCA (Asociación de Jóvenes Cristianos) cercano. Se consagró a ayudarlos a evitar la vida que él había llevado an­teriormente.

«Ahora gano poquísimo dinero, comparado con lo que estaba acostumbrado a ganar, pero la verdad es que eso no im­porta nada. Gano para vivir. Y cuando veo a esos chicos y ellos me cuentan sus sueños, les digo que todo es posible porque sé que es cierto. Incluso les digo lo importante que es enorgulle­cerse de lo que uno hace, y a veces les habló de sus ángeles. Esos chicos me hacen sentir que mi vida tiene una finalidad. Jamás había tenido esa sensación, y debo decir que produce una euforia mucho mejor que la que produce cualquiera de las drogas que vendía. Por primera vez en mi vida sé lo que es te­ner limpia el alma y sentirme orgulloso de lo que soy.»

Sam se ha convertido en un tipo diferente de «jefe de pandilla», que inspira honor y honradez entre los chicos con quienes trabaja. Ahora cojea, pero camina. «¿Quién se ha­bría imaginado que iba a andar más erguido cojeando ?», co­menta riéndose.

Todavía tiene días malos de dolor, como los llama él, pe­ro su actitud hacia la vida es de dicha interminable. Estimu­la a todas las personas que lo conocen, e irradia una estima propia que procede de su auténtico amor por la vida. No me cabe duda de que descubrir una finalidad en la vida favore­ció su curación.

 

La justicia

La tribu nos introduce en el concepto de justicia, nor­malmente con la ley del «ojo por ojo, diente por diente», o del «haz a los demás lo que quieres que ellos te hagan a ti», o la ley del karma: «El que siembra, recoge.» La justicia tri­bal mantiene el orden social y se puede resumir así: Es justo tratar de vengarse por actos dañinos sin causa; es justo hacer todo lo que sea necesario para protegerse y proteger a la pro-pía familia; es justo ayudar a los familiares en actos de pro­tección o venganza. Es injusto poner en peligro a cualquier familiar para obtener un beneficio personal; es injusto no cumplir hasta el final un mandato tribal; es injusto ayudar a alguien a quien la tribu considera una amenaza o un peligro. El mandato en contra de hacer caer la deshonra o la ver­güenza sobre la familia ejerce una fuerza extraordinaria­mente controladora sobre cada uno de sus miembros.

Cuando un miembro de la tribu realiza algo de valor para los demás, estos participan automáticamente de una «recom­pensa energética». No es infrecuente que un miembro de la tri­bu «viva del poder» de otro miembro que se ha ganado fama pública. « ¿Qué hay en un apellido?», preguntamos a veces con desprecio. Hay muchísimo: la energía del orgullo o la ver­güenza que transmite el primer chakra de una persona. Violar la justicia tribal, por otra parte, puede ser causa de pérdida de poder para el sistema energético de la persona, hasta el punto que ésta puede sentirse permanentemente «desconectada» y tener dificultades para conectar con otras personas.

Por lo general, la tribu cree que hay un motivo «huma­namente lógico» para que las cosas ocurran como ocurren. Esta creencia causa una terrible aflicción. Algunas personas se pasan años tratando inútilmente de descubrir «el motivo» por el cual han tenido que soportar ciertos acontecimientos dolorosos; cuando no logran encontrar una razón satisfac­toria, acaban viviendo como envueltos en la niebla, incapa­ces de continuar con su vida y de dejar atrás el pasado.

Aunque la ley tribal es necesaria para mantener el orden social, no refleja el razonamiento del cielo. Pensando en el sentido simbólico del sacramento del bautismo se puede en­contrar un paso espiritual para salir de la trampa de la justi­cia humana y entrar en la naturaleza del razonamiento divi­no. Si logramos considerar que nuestras experiencias tribales están «organizadas» para favorecer el progreso espiritual, no la comodidad física, entonces comprenderemos que los acontecimientos dolorosos son esenciales para nuestro de­sarrollo personal, y no castigos de nuestros actos.

Cuando la justicia tribal obstaculiza el progreso espiri­tual, es necesario liberarse de su autoridad sobre el propio poder de elección. Este reto es uno de los más difíciles de los relacionados con el primer chakra, porque suele exigir una separación física de la familia o de un grupo de personas con las que hemos establecido lazos.

Patrick era un joven extraordinariamente encantador que asistió a uno de mis seminarios. Coqueteaba con toda mujer que se le pusiera a tres metros de distancia. Todas las personas que lo conocían lo encontraban jovial, simpático y acogedor. Trabajaba de auxiliar en la sala de urgencias de un hospital y era un excelente narrador; cuando contaba cosas de su vida, todos lo escuchaban embobados. Al parecer, po­cos notaban que sufría de dolor crónico en las piernas y en la parte inferior de la espalda. No podía estar sentado du­rante toda una charla; de vez en cuando tenía que ponerse de pie y estar así un rato para estirar el cuerpo. Caminaba con una ligera cojera.

Todos se imaginaban que Patrick era tan alegre en pri­vado como se mostraba en público, pese a que procedía de Irlanda del Norte, famosa por sus interminables conflictos religiosos y económicos, y a que probablemente en la sala de urgencias le había tocado ver más de una herida por disparo y a más de una víctima de coche bomba.

Una mañana me encontré con él durante el desayuno y me pidió que le hiciera una lectura, aunque le noté cierta in­comodidad o reticencia al decírmelo. Le pregunté la edad, y cuando entré en ese estado distanciado que permite recibir impresiones, me preguntó, nervioso:
— ¿Cuánto crees que eres capaz de ver?

Al instante recibí la impresión de que en esos momentos él estaba involucrado en una actividad militar y de que su in­tenso dolor en las piernas se debía a haber recibido fuertes gol­pes, hasta el extremo de quedar permanentemente lesionado.

— ¿Por que recibo la impresión de que llevas una doble vida, la mitad entre militares y la otra mitad en el hospital? ¿Perteneces a alguna organización militar?

Inmediatamente se puso tenso, noté rigidez en todo su cuerpo y su actitud. Al verlo convertirse de un ser humano simpático y acogedor en un desconocido glacial, compren­dí que yo acababa de cruzar una frontera peligrosa.

—Hay que estar preparado para protegerse en mi región del mundo —contestó.
Obviamente se refería a los eternos conflictos de Irlan­da del Norte. Pero yo supe inmediatamente que su energía no estaba implicada en la autoprotección sino en la agresi­vidad.

—Creo que el peso de tu conexión con una organización de tipo militar es la causa de tu incapacidad para curar tu do­lor crónico —le dije—. En mi opinión, necesitas reducir tu vinculación con ese grupo, si no dejarlo totalmente.

—Algunas cosas son posibles y otras no —contestó él—. Uno no puede abandonar el poder de la historia, por mucho que quiera hacerlo. Además, una persona no puede cambiar fácilmente la forma en que se hacen las cosas. La venganza lleva a más venganza; una semana son mis piernas, la sema­na siguiente son las de ellos. Es un camino de tontos, pero una vez que estás en él, no puedes salir.

Estuvimos unos momentos en silencio, sin hablar nin­guno de los dos. De pronto él dijo:
—Ahora tengo que irme. Ya hemos dicho suficiente.

Yo creí que se refería a marcharse de la mesa del desayu­no, pero en realidad se marchó del seminario y nunca más volví a verlo.

No sé si Patríck se vio obligado alguna vez a quitarle la vida a una persona, pero sisé que el peso de su doble vida era lo que le impedía sanar sus piernas. Sencillamente era inca­paz de dejar su «tribu militar», aunque fuera a costa de su sa­lud y del conflicto entre su sentido de justicia personal y el ambiente de venganza justiciera que lo rodeaba.

La enseñanza última del primer chakra es que sólo la jus­ticia verdadera está ordenada divinamente. Comprendí la profundidad de esta enseñanza cuando le estaba haciendo una lectura a una mujer que tenía un cáncer extendido por todo el cuerpo. Al recibir las impresiones de ella, vi una ima­gen de la crucifixión. Esa imagen no estaba conectada con su religión, sino con su sensación de haber sufrido una expe­riencia «Judas», la dificultad de sanar de una terrible traición.

Mientras pensaba en el significado de esa imagen, com­prendí que la experiencia Judas es un arquetipo que expresa que el razonamiento y la justicia humanos siempre nos fa­llan en algún momento, y que no tenemos poder para reor­ganizar los acontecimientos ni rehacer las cosas a fin de que sean como las habríamos querido. La lección de una expe­riencia Judas es que poner la fe en la justicia humana es un error y que hemos de pasar la fe de la autoridad humana a la divina. Es confiar en que nuestra vida está gobernada «con justicia divina», aunque no podamos verla. Hemos de hacer un esfuerzo por no amargamos ni aferramos al papel de víc­timas cuando nos traicionan o no podemos obtener lo que deseamos, como hizo la mujer que desarrolló cáncer a con­secuencia de su experiencia de traición. Necesitamos confiar en que no hemos sido víctimas en absoluto y en que esa ex­periencia dolorosa nos desafía a revisar dónde hemos colo­cado la fe. La historia de Erik es una clásica ilustración de có­mo es este desafío.

Conocí a Erik hace varios años en un seminario que di en Bélgica. Estuvo sentado en silencio durante todo el curso, y cuando éste acabó me anunció que él era el conductor que me llevaría a Ámsterdam. Yo estaba agotada y lo único que deseaba era dormir, pero cuando estábamos en camino me dijo:
—Permítame que le cuente mis experiencias.

En ese momento la perspectiva me pareció tan atractiva como meterme un palito en el ojo, pero de todos modos le dije:
—De acuerdo, tiene toda mi atención.

Hasta el día de hoy agradezco su insistencia.

Un día, hacía diez años, Erik vio que toda su vida se le des­moronaba. Dos socios con los que estaba tratando de sacar adelante un par de empresas le anunciaron que habían toma­do la decisión de no continuar trabajando con él. Eran dos contra uno, así que él no podía hacer mucho para influir en la decisión. Le propusieron un acuerdo: recibir 35.000 dólares en efectivo o quedarse con todas las existencias de una pequeña empresa que poseían en común, que en realidad no tenía nin­gún valor. Atónito, se marchó de la oficina y se fue a casa.

—Tan pronto llegué a casa le dije a mi mujer: «Tengo al­go que decirte», a lo cual ella contestó: «Yo también tengo algo que decirte. Quiero divorciarme, he conocido a otro hombre.» Mis tres socios se divorciaban de raí el mismo día. Me sentí tan abrumado que, aunque era ateo, llegué a la con­clusión de que sólo el cielo podía meterse así en la vida de una persona. Esa noche decidí orar. Le dije a Dios: «Si Tú es­tás detrás de esto, háblame. Seguiré la orientación que me des, sea cual sea.»

»Esa noche tuve un sueño. En el sueño iba conduciendo un coche por los Alpes, durante una horrorosa tormenta. La carretera estaba en muy malas condiciones, cubierta de hie­lo, y tenía que aferrar fuertemente el volante para impedir que el coche patinara y se saliera del camino. En un momento dado casi perdí el control y tuve la impresión de que el co­che iba a caer montaña abajo, pero no cayó. Finalmente lo­gré llegar hasta la cima de la montaña, y una vez pasada ésta ya no había tormenta, brillaba el sol y la carretera estaba se­ca y segura. Continué conduciendo hasta ver una pequeña casita de campo, en cuya ventana ardía una vela para guiar­me y dentro me esperaba comida caliente sobre la mesa.

»Guiándome por el sueño decidí aceptar la oferta de mis socios de quedarme con las existencias de la empresa sin va­lor, porque era de comida de gatos y el coche que yo condu­cía en el sueño era un Jaguar. A mis socios les encantó la elec­ción, pues pensaron que se ahorrarían los treinta y cinco mil dólares. Yo sabía, aunque no muy bien por qué, que al acep­tar esa oferta tenía que liberarlos a ellos y a mi esposa sin en­fado. Tenía que despedirme de ellos, aunque, irónicamente, eran ellos los que pensaban que se libraban de mí. Poco des­pués surgieron en mi vida varias oportunidades para sacar adelante esa pequeña empresa. Tal como vaticinó el sueño, los primeros meses de puesta en marcha fueron muy difíci­les; pero yo sabía, por el sueño, que lo conseguiría, así que continué adelante.

«Actualmente poseo una de las empresas más prósperas de Bélgica y dedico gran parte de mi tiempo a otras activi­dades empresariales. Y me volví a casar, con una mujer ma­ravillosa que es la compañera de mi vida en todo el sentido de la palabra. Jamás imaginé nada de lo que hago ahora; só­lo Dios pudo haber conocido este plan. Cada mañana co­mienzo el día con una oración; le agradezco a Dios haberme separado de mí vida anterior, porque yo solo no habría teni­do jamás el valor de dejar a esas tres personas. Ahora, siem­pre que me encuentro con una persona a la que se le ha tras­tocado la vida le digo: "Dios te respalda. No hay nada de qué preocuparse. Estoy seguro."

Todos estos estudios de casos son ejemplos de situacio­nes en los que vemos la verdad sagrada Todos somos uno. El poder espiritual contenido en la sefirá de Shejiná y el sacramento del bautismo se combina con la energía del chakra tribal para darnos «intuición del primer chakra*, para ayu­darnos a vivir honradamente entre nosotros y para desarro­llarnos y trascender las percepciones erróneas que contradi­cen la verdad Todos somos uno. Nuestra siguiente fase de desarrollo es explorar los temas del segundo chakra y la ver­dad sagrada Respetaos mutuamente.

 

Preguntas para auto-examinarse

1.  ¿Qué creencias heredó de su familia?

2.  ¿Qué creencias de las que aún tienen autoridad en su modo de pensar puede reconocer que ya no son válidas?

3.  ¿Qué supersticiones tiene? ¿Cuáles tienen más autori­dad sobre usted que su capacidad de razonar?

4.  ¿Tiene su código de honor personal? ¿Cuál es?

5.  ¿Ha comprometido alguna vez su sentido del honor? Si lo ha hecho, ¿ha dado pasos para sanar eso?

6.  ¿Tiene algún asunto inconcluso con sus familiares? Si es así, haga una lista de los motivos que le impiden sanar sus relaciones familiares.

7.  Haga una lista de todo lo bueno que piensa que le ha ve­nido de su familia.

8.  Si tiene hijos a los que está criando, haga una lista de las cualidades que desearía que sus hijos aprendieran de us­ted.

9.  ¿Qué tradiciones y ritos tribales conserva para usted y su familia?

10. Describa sus características tribales interiores que le gustaría reforzar

 

  "Anatomía del Espíritu"

La curación del cuerpo llega a través del alma

Caroline Myss

 

 El Místico en tus favoritos  El Místico como tu página de Inicio  
 
 
 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas