DiosEspiritualidadSabiduríaVideos

Neale Donald Walsch – Conversaciones con Dios – Libro 2 – Capitulo 7

Neale Donald Walsch - Conversaciones con Dios - Libro 2 - Capitulo 7

Conversaciones con Dios – Libro 2 – Capitulo 7

Neale Donald Walsch


Neale Donald Walsch – Conversaciones con Dios – Libro 2 – Capitulo 7

 


 

7

 

¿Por qué creaste dos sexos? ¿Fue la única forma en que pudiste imaginar que nos recrearíamos? ¿Cómo debemos abordar esta increíble experiencia llamada sexualidad?

 

No con vergüenza, por supuesto. Y sin culpa ni temor.

La vergüenza no es una virtud, y la culpa no es bondad, y el temor no es honor.

Y no con lujuria, ya que la lujuria no es pasión; y no con abandono, ya que no es libertad el abandono, y no con agresividad, ya que la agresividad no es vehemencia.

Y, obviamente, sin ideas de control o poder o dominación, ya que no tienen nada que ver con el Amor.

Sin embargo… ¿puede usarse el sexo para propósitos de simple gratificación personal? La sorprendente respuesta es sí, porque la “gratificación personal” es otra frase para Amor a sí Mismo.

La gratificación personal adquirió una mala reputación a través de los años, lo cual es la principal razón de que se le adjudique tanta culpa al sexo.

Se te ha dicho que no debes usar para gratificación personal nada que sea ¡intensamente gratificante para tu persona! ¡Para ti, es evidente esta contradicción, pero no sabes a dónde ir con la conclusión! Por lo tanto, decides que si te percibes culpable por lo bien que te sientes durante y después del sexo, eso, por lo menos, significará que está bien.

Es muy semejante a lo que sucede con una cantante famosa que todos conocen, a quien no nombraré aquí, y que recibe millones de dólares por interpretar sus canciones. Cuando se le pidió que comentara sobre su increíble éxito y las riquezas que le ha redituado, dijo: “Me siento casi culpable por lo mucho que disfruto lo que hago”.

La implicación es clara. Si es algo que disfrutas Haciéndolo, no se te debe recompensar además con dinero. La mayor parte de la gente gana dinero haciendo algo que detesta, ¡o algo que es, por lo menos, un duro trabajo, y no un júbilo interminable!

Por consiguiente, el mensaje del mundo es: ¡Si tienes sentimientos negativos al respecto, entonces puedes disfrutarlo!

Con frecuencia utilizas la culpa en un intento por sentirte mal acerca de algo con lo que te sientes bien, y así te reconcilias con Dios… ¡quién tu piensas que no quiere que te sientas bien con nada!

Especialmente, no debes sentirte bien con los disfrutes del cuerpo. Y mucho menos con el (como tu abuela acostumbraba a susurrar) “S-E-X-O”…

Pues bien, la buena noticia es: ¡que magnífico que disfrutes el sexo!

¡Esta bien, asimismo, que ames a tu Ser!

De hecho, es obligatorio.

Lo que no es conveniente es que te vuelvas adicto al sexo (o a cualquier otra cosa). ¡Pero hay “anuencia” para que te enamores de él!

Practica diciendo esto diez veces cada día:

 

AMO EL SEXO

 

Practica diciendo esto diez veces:

 

AMO EL DINERO

 

¿Ahora quieres una realmente fuerte? Trata de decir diez veces lo siguiente:

 

¡ME AMO A MÍ MISMO!

 

He aquí algunas otras cosas que se supone que debes amar. Practica dándoles tu amor:

 

PODER

GLORIA

FAMA

ÉXITO

LOGRO

 

¿Quieres más? Prueba lo que sigue. Debes sentirte realmente culpable si amas esto:

 

EL RECONOCIMIENTO

SER MEJOR

TENER MÁS

SABER CÓMO

SABER PORQUÉ

 

¿Tuviste bastante? Ahora aquí la culpa fundamental. Debes percibir  la culpa fundamental si sientes que:

 

CONOCES A DIOS

 

¿No es interesante? En el transcurso de la vida te han hecho sentir culpable acerca de

 

LAS COSAS QUE MÁS QUIERES

 

Sin embargo, yo te digo: ama, ama, ama lo que deseas, ya que tu amor por ello lo atrae hacia ti.

Todo es la razón de la vida. Cuándo lo amas, ¡amas la vida! ¡Cuándo declaras lo que deseas, anuncias que eliges todo lo bueno que ofrece la vida!

Así que elige el sexo, ¡todo el sexo que puedas vivir! Y elige el poder, ¡todo el poder que puedas alcanzar! Y elige la fama, ¡toda la fama que sea posible! Y elige el éxito, ¡todo el éxito que puedas obtener! Y elige el logro, ¡todo el logro que puedas experimentar!

Sin embargo, no elijas el sexo en lugar del amor, sino como una celebración de él. Y no elijas poder sobre, sino poder con. Y no elijas la fama como un fin en sí misma, sino como un medio para un fin más elevado. Y no elijas el éxito a costa de otros, sino como un instrumento con el cual ayudar a los demás. Y no elijas el logro a cualquier costo, sino lograr sin perjudicar a otros, y que incluso también a ellos les reditúe algún beneficio.

Sigue adelante y elige ser mejor, pero no mejor que otros, sino mejor de lo que eras antes.

Sigue adelante y elige tener más, pero sólo para que tengas más que dar.

Y sí, elige “saber como” y “saber por qué”, de modo que puedas compartir todo el conocimiento con otros.

Y, desde luego, elige CONOCER A DIOS. De hecho, ELIGE ESTO PRIMERO, y todo lo demás le seguirá.

Toda tu vida se te ha enseñado que es mejor dar que recibir. Sin embargo, no puedes dar lo que no tienes.

Ésta es la razón por la cual la autogratificación es tan importante, y por qué es tan desafortunado que haya llegado a tener una connotación tan negativa.

Obviamente, no estamos hablando de la autogratificación a costa de otros. No se trata de ignorar las necesidades de los demás. Sin embargo, no es necesario que vivas ignorando tus propias necesidades.

Date a ti mismo abundante placer, y tendrás abundante placer para dar a los demás.

Los Maestros del sexo tántrico lo saben. Por eso alientan la masturbación, a la cual algunos consideran un pecado.

 

¿Masturbación? ¡Vaya!, realmente estás tocando límites. ¿Cómo puedes sacar a relucir algo como eso, cómo puedes siquiera hablar de ello en un mensaje que se supone que proviene de Dios?

 

Ya veo. Tienes un juicio sobre la masturbación.

 

Yo no, pero es posible que muchos de los lectores lo tengan. Y pensaba que Tú habías dicho que estábamos produciendo este libro para que otros lo leyeran.

 

Así es.

 

¿Entonces por qué los ofendes deliberadamente?

 

No “ofendo deliberadamente” a nadie. Las personas están en libertad de “ofenderse” o no, como elijan. No obstante, ¿realmente crees que es posible que hablemos franca y abiertamente acerca de la sexualidad humana sin que alguien elija “ofenderse”?

 

No, pero esto es ir demasiado lejos. Creo que la mayoría de la gente no está preparada para oír hablar a Dios acerca de la masturbación.

 

Si este libro se va a limitar a lo que la “mayoría de la gente” esta preparada para oír acerca de lo que Dios dice, va a ser un libro muy pequeño. La mayoría nunca esta preparada para oír lo que Dios expone. Por lo general, esperan 2000 años.

 

Está bien, sigue adelante. Ya nos recuperaremos de la conmoción inicial.

 

Bien. Me referí a esta experiencia de vida (en la que todos han participado, por cierto, pero de la cual nadie quiere hablar) para ilustrar un punto mayor.

El mayor punto, reitero: Date a ti mismo abundante placer, y tendrás abundante placer para dar a los demás.

Los maestros del llamado sexo tántrico – el cual, a propósito, es una forma muy elevada de expresión sexual – saben que llegar al sexo sediento de sexo disminuye notablemente la capacidad para proporcionar placer a la pareja y experimentar una unión prolongada y jubilosa de almas y cuerpos, razón, por cierto, muy elevada para vivir la sexualidad.

Por lo tanto, los amantes tántricos suelen darse placer a sí mismos antes de dárselo mutuamente. Esto ocurre a menudo en presencia del otro, y generalmente con el estímulo, ayuda y guía recíproca de la pareja.

Entonces, cuando se ha dado satisfacción a la sed inicial, la sed más profunda de ambos – la sed de éxtasis por medio de la unión prolongada – se puede satisfacer gloriosamente.

El autoplacer mutuo es todo parte del regocijo, el carácter juguetón, la ternura de la sexualidad plenamente expresada. Es una de varias partes. La experiencia denominada coito, o relación sexual, podría prolongarse hasta el final de un encuentro de amor de dos horas. O podría no ser así. Para la mayoría es casi el único punto de un ejercicio de 20 minutos. ¡Es decir, con suerte 20 minutos!

 

Lo que menos me esperaba es que esto se convirtiera en un manual sexual.

 

No es así, pero no estaría mal que lo fuera. El género humano tiene mucho que aprender acerca de la sexualidad y su expresión más maravillosa y benéfica.

 No obstante, todavía estaba buscando ilustrarte el punto mayor. Cuanto más te des placer a ti mismo, tanto más placer le puedes dar ala otro. De igual forma, si te das a ti mismo el placer del poder, tienes más poder para compartir con los demás. Lo mismo es verdad en cuanto a la fama, la riqueza, la gloria, el éxito, o cualquier cosa que te haga sentir bien.

Y a propósito, creo que es tiempo de que revisemos por qué ciertas cosas te hacen “sentir bien”.

 

Está bien, me rindo. ¿De qué se trata?

 

“Sentirse bien” es la forma que el alma grita: “¡Esto es quien soy yo!”

¿Alguna vez estuviste en un salón de clases dónde el maestro pasaba lista, y cuando mencionaba tu nombre tenías que decir “presente”?

 

Sí.

 

Bueno, “sentirse bien” es la forma en que el alma dice ¡presente!

Actualmente muchas personas ridiculizan la idea de “hacer lo que hace sentirse bien”. Dicen que es el camino al infierno. Sin embargo, ¡Yo digo que es el camino al cielo!

Mucho depende, desde luego, de lo que te haga “sentir bien”. En otras palabras, ¿qué clases de experiencias consideras que son un bien para ti? Sin embargo, yo te digo: nunca tuvo lugar ninguna clase de evolución por medio de la negación. Si tu fin es evolucionar, no creas que lo lograrás porque te hayas negado a ti mismo exitosamente lo que sabes que te hace “sentir bien”, sino por que te concedes a ti mismo estos placeres, y descubres algo mayor todavía. ¿Cómo puedes saber que algo es “mayor” si nunca has probado lo “menor”?

La religión te pedirá que aceptes su palabra al respecto. Ésa es la razón por la que, a la larga, todas las religiones fracasan.

Por otra parte, la Espiritualidad siempre tendrá éxito.

La religión te pide que aprendas de la experiencia de otros. La Espiritualidad te apremia a que busques la propia.

La religión no puede soportar a la Espiritualidad. No puede aceptarla, ya que la Espiritualidad te puede conducir a una conclusión diferente a la de una religión en particular, y eso no lo puede tolerar ninguna religión conocida.

La religión te alienta a explorar los pensamientos de otros y a aceptarlos como propios. La Espiritualidad te invita a descartar los pensamientos de los demás y alcanzar los tuyos.

El “sentirse bien” es una forma de decirte a ti mismo que tu último pensamiento fue verdad, que tu última palabra fue sabiduría, y que tu última acción fue amor.

A fin de observar que tan lejos has progresado, de medir qué tan alto has evolucionado, date cuenta simplemente de que te hace “sentir bien”.

Sin embargo, no busques violentar tu evolución, para evolucionar más, con más rapidez, negándote lo que se siente bien, o alejándote de ello.

 


 

Neale Donald Walsch - Conversaciones con Dios - Libro 2 - Capitulo 7

Leyes cósmicas y principios herméticos

Leyes cósmicas y principios herméticos Seminario de Espiritualidad Profunda  Desarrollado por Victor Villacorta en la sala de conferencias de www.elmistico.org ...
Leer Más

Mi vida con el Lama Capítulo III

Mi vida con el Lama -  Capítulo III Lobsang Rampa Lobsang Rampa - Mi Vida con el Lama - Capitulo ...
Leer Más

Tal como fué al principio – Capítulo 10

Tal como fué al principio - Capítulo 10 Lobsang Rampa Lobsang Rampa - Tal Como Fue al Principio - Capitulo ...
Leer Más
Neale Donald Walsch - Conversaciones con Dios - Libro 2 - Capitulo 7

El poder del cuerpo

El poder del cuerpo Joe Dispenza Aprende cómo el poder que hizo el cuerpo cura el cuerpo, además de la ...
Leer Más
Neale Donald Walsch - Conversaciones con Dios - Libro 2 - Capitulo 7

Que es el tiempo

¿Que es el tiempo? ¿El futuro es tan inamovible como el pasado? - ¿Que es el tiempo? – Yázhi Swaruu ...
Leer Más
Neale Donald Walsch - Conversaciones con Dios - Libro 2 - Capitulo 7

Ilusiones – Richard Bach

Ilusiones - Richard Bach Richad Bach - Ilusiones -El genial libro sobre un mesias moderno, un maestro imaginario llegado al mundo ...
Leer Más
Neale Donald Walsch - Conversaciones con Dios - Libro 2 - Capitulo 7

La ley del karma y los universos paralelos

La ley del karma y los universos paralelos Por Victor Villacorta Espiritualidad profunda para tu vida, accediendo a los mas ...
Leer Más
Neale Donald Walsch - Conversaciones con Dios - Libro 2 - Capitulo 7

La desfragmentación de la conciencia

La desfragmentación de la conciencia Charla realizada en vivo por Victor Villacorta La fragmentacion, desfragmentacion e integracion de la consciencia ...
Leer Más
Neale Donald Walsch - Conversaciones con Dios - Libro 2 - Capitulo 7

Autoconocimiento y autorrealizacion

Autoconocimiento y autorrealizacion Por Victor Villacorta ¿Quien Soy?, ¿De donde vengo? ¿A donde voy? ¿Que debo hacer? ¿Puedo ser feliz ...
Leer Más

El falso dilema entre Salud y Economía

El falso dilema entre Salud y Economía Reflexiones en pandemia Por Victor Villacorta Coronavirus: El falso dilema entre Salud y ...
Leer Más

 


 

 

Neale Donald Walsch - Conversaciones con Dios - Libro 2 - Capitulo 7

100 / 100

Artículos relacionados

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior
简体中文EnglishFrançaisDeutschहिन्दीPortuguêsРусскийEspañol