DiosEspiritualidadVideos

Conversaciones Con Dios 1 – Neale Donald Walsch – Capitulo 13

Conversaciones Con Dios 1 - Neale Donald Walsch - Capitulo 13

Conversaciones Con Dios 1 – Capitulo 13

Neale Donald Walsch

 

 

Conversaciones Con Dios 1 – Neale Donald Walsch – Capitulo 13


13

 

¿Cómo puedo resolver los problemas de salud que tengo? He sufrido bastantes problemas crónicos en las tres últimas vidas. ¿Por qué los sigo teniendo ahora, en esta vida?

 

En primer lugar, vamos a dejar clara una cosa: tú amas esos problemas: o, en cualquier caso, la mayoría de ellos. Los has utilizado admirablemente para compadecerte de ti mismo y atraer la atención de los demás hacia ti mismo.

En las pocas ocasiones en que no ha sido así, ha sido sólo porque han ido demasiado lejos. Más lejos de lo que tú pensabas que irían cuando los creaste.

Debes entender algo que probablemente ya sabes: toda enfermedad es creación de uno mismo. Incluso los médicos más convencionales están empezando a ver que la gente crea sus propias enfermedades.

La mayoría de las personas lo hacen de un modo totalmente inconsciente (ni siquiera saben que lo hacen). Así, cuando caen enfermos, no saben qué les pasa. Parece como si algo les aconteciera, en lugar de haberse hecho ellos algo a sí mismos.

Esto ocurre por que la mayoría de las personas van por la vida inconscientemente, y no sólo en lo que se refiere a la salud y sus consecuencias.

Fuman, y luego se sorprenden porque tienen cáncer.

Ingieren animales y grasa, y luego se sorprenden porque tienen las arterias obstruidas.

Se pasan la vida enfadándose, y luego se sorprenden porque tienen infartos.

Compiten con los demás – despiadadamente, y bajo un estrés increíble -, y luego se sorprenden porque tienen apoplejías.

La verdad que se oculta tras todo esto es que ala mayoría de las personas les preocupa su muerte.

La preocupación es precisamente la peor forma de actividad mental que hay después del odio, y resulta profundamente autodestructiva. La preocupación no tiene sentido. Es malgastar la energía mental. Además, crea reacciones bioquímicas que dañan el cuerpo, produciendo un sinfín de problemas que van desde una simple indigestión hasta una parada cardíaca.

La salud mejorará casi en el mismo momento en que cese la preocupación.

La preocupación es la actividad de una mente que no entiende su vinculación conmigo.

El odio es la enfermedad que resulta más gravemente perjudicial para la mente. Envenena el cuerpo, y sus efectos son prácticamente irreversibles.

El temor es lo más opuesto a todo lo que sois, y, en consecuencia, ejerce un efecto de oposición en vuestra salud física y mental. El temor es la preocupación llevada al extremo.

La preocupación, el odio y el temor – junto con sus vástagos: la ansiedad, la amargura, la impaciencia, la avaricia, la crueldad, la severidad y la condena -, todo ello ataca el nivel celular del cuerpo. En estas condiciones, resulta imposible tener un cuerpo sano.

Del mismo modo – aunque en un grado algo inferior -, la presunción, la falta de moderación y la gula producen malestar físico, o falta de bienestar.

Toda enfermedad ha sido creada antes en la mente.

 

¿Cómo puede ser? ¿Y que hay de la enfermedades contraídas por contagio, como los resfriados o el SIDA?

 

Nada ocurre en vuestra vida – nada – sin que primero haya sido un pensamiento. Los pensamientos son como imanes, que atraen sus efectos sobre uno. Puede que el pensamiento no siempre sea evidente – y, en consecuencia claramente casual -, tal como: “Voy a contraer una terrible enfermedad”. Es posible que sea (y normalmente es) mucho más sutil que eso: “No merezco vivir”; “Mi vida es un lío”; “Soy un perdedor”; “Dios va a castigarme”; “Estoy hasta la coronilla de mi vida”.

Estos pensamientos constituyen una forma de energía muy sutil, pero sumamente poderosa. Las palabras son menos sutiles, más densas. Las acciones constituyen la forma más densa de las tres. La acción es energía en una forma física fuerte, con un movimiento potente. Cuando piensas, hablas y actúas según un concepto negativo tal como “Yo soy un perdedor”, pones una enorme cantidad de energía en movimiento. No es de extrañar que cojas un resfriado; y aún eso sería lo de menos.

Resulta muy difícil invertir los efectos del pensamiento negativo una vez que estos han adquirido forma física. No es imposible, pero sí muy difícil. Se requiere un acto de fe excepcional. Se requiere una extraordinaria confianza en la fuerza positiva del universo, llámese Dios, Diosa, Motor Inmóvil, Fuerza Primera, Causa Primera, o lo que sea.

Los sanadores poseen precisamente esta fe. Es una fe que penetra en el Conocimiento Absoluto. Saben que estás preparado para ser completo y perfecto en este mismo momento. Ese conocimiento es también un pensamiento, y muy poderoso. Tiene el poder de mover montañas, por no hablar de las moléculas de tu cuerpo. Así es como los sanadores pueden curar, incluso a distancia.

El pensamiento no conoce distancias. Viaja alrededor del mundo y atraviesa el universo en menos tiempo del que tardas en pronunciar la palabra.

“Mándalo de palabra, y quede sano mi criado.” Y así fue, en ese mismísimo momento, incluso antes de que acabara la frase. Tal era la fe del centurión.

Pero todos vosotros sois leprosos mentales. Vuestra mente está corroída por pensamientos negativos. Algunos de ellos os los han metido. Muchos de ellos realmente los inventáis – los conjuráis – vosotros mismos, y luego les dais abrigo y cobijo durante horas, días, semanas, meses, e incluso años.

… y os sorprendéis por que caéis enfermos.

Puedes “resolver algunos de tus problemas de salud”, como dices, si resuelves los problemas de tu pensamiento. Efectivamente, puedes curar algunas de las enfermedades que ya has contraído (que te has dado a ti mismo), además de prevenir nuevos e importantes problemas en fase de desarrollo. Y todo esto puedes hacerlo cambiando tu pensamiento.

Y también – y odio decir esto, pues parece demasiado mundano para venir de Dios -, ¡por el amor de Dios!, cuida más de ti mismo.

Cuidas pésimamente tu cuerpo, prestándole muy poca atención hasta que no sospechas que algo anda mal. No haces precisamente nada en el sentido de un mantenimiento preventivo. Cuidas más a tu coche que a tu cuerpo, y no exagero.

No sólo no previenes posibles problemas realizando chequeos médicos anuales, y utilizando las terapias y medicinas de que dispones (¿por qué vas al médico, le pides ayuda, y luego no tomas las medicinas que te receta?, ¿puedes responderme a eso?); también maltratas a tu cuerpo terriblemente entre estas visitas respecto a las que no haces nada.

No lo ejercitas, de modo que se vuelve flojo y, lo que es peor, débil por falta de uso.

No lo alimentas adecuadamente, con lo cual aún se debilita más.

Luego lo llenas de toxinas y venenos, y de las más absurdas sustancias que hacéis pasar por comida. Y aún así, ese maravilloso motor funciona; aún así, sigue adelante, haciendo frente a este ataque.

¡Es horrible! Las condiciones bajo las cuales le pides a vuestro cuerpo que sobreviva son horribles. Pero poco o nada harás al respecto. Leerás esto, moverás la cabeza afirmativamente, mostrando arrepentimiento, y continuarás con el maltrato. ¿Y sabes por qué?

 

Tengo miedo de preguntártelo.

 

Porque no tienes ninguna voluntad de vivir.

 

Me parece una acusación muy dura.

 

No pretende ser dura, ni tampoco pretende ser una acusación. “Dura” es un término relativo, un juicio que has aplicado a unas palabras. “Acusación” connota culpa, y “culpa” connota delito. Aquí no hay ningún delito; por lo tanto, no hay ninguna culpa ni ninguna acusación.

He hecho una simple afirmación de una verdad. Al igual que todas las afirmaciones de verdad, posee la cualidad de despertarte. Pero a algunas personas no les gusta que les despierten. A la mayoría. Prefieren seguir dormidas.

El mundo se halla en el estado en que se halla porque está lleno de sonámbulos.

Respecto a mi afirmación, ¿qué es lo que te parece falso? No tienes ninguna voluntad de vivir. Al menos, no la has tenido hasta ahora.

Si me dices que has experimentado una “conversión instantánea”, revisaré mi predicción de lo que vas a hacer. Reconozco que tal predicción se basa en una experiencia pasada.

… al mismo tiempo, pretendía despertarte. A veces, cuando una persona está profundamente dormida, hay que sacudirla un poco.

He visto que en tu pasado has tenido muy poca voluntad de vivir. Ahora puedes negarlo, pero en este caso tus actos hablan más fuerte que tus palabras.

Si has encendido un solo cigarrillo en tu vida – mucho más si has fumado un paquete diario durante veinte años, como tú has hecho -, es que tienes muy poca voluntad de vivir. No te importa lo que haces a tu cuerpo.

 

¡Pero dejé de fumar hace ya unos diez años!

 

Después de veinte de duro castigo físico…

Y si una sola vez has introducido alcohol en tu cuerpo, es que tienes muy poca voluntad de vivir.

 

Bebo con mucha moderación.

 

El cuerpo no está hecho para ingerir alcohol; perjudica a la mente.

 

¡Pero Jesús tomo alcohol! ¡Fue a la boda y convirtió el agua en vino!

 

¿Quién ha dicho que Jesús fuera perfecto?

 

¡Por el amor de Dios!

 

Dime, ¿estoy empezando a fastidiarte?

 

¡Nada más lejos de mí que Dios esté empezando a fastidiarme! Eso sería un poco presuntuoso, ¿no? Pero pienso que no debemos pasarnos de la raya con todo esto. Mi padre me enseño la norma de que “todo con moderación”. Creo que la he seguido por lo que al alcohol se refiere.

 

El cuerpo puede recuperarse más fácilmente de un abuso moderado. Por lo tanto, el dicho resulta útil. Sin embargo, mantengo mi afirmación: el cuerpo no está hecho para ingerir alcohol.

 

Sin embargo, ¡incluso algunas medicinas contienen alcohol!

 

Yo no tengo ningún control sobre lo que vosotros llamáis medicinas. Mantengo mi afirmación.

 

Eres inflexible, ¿sabes?

 

Mira, la verdad es la verdad. Ahora bien, si alguien dice: “Un poco de alcohol no va a hacerte daño”, y sitúa esta afirmación en el contexto de una vida tal como la vivís en este momento, tendría que estar de acuerdo con él. Pero eso no cambia la verdad de lo que he dicho. Simplemente te permite ignorarla.

Sin embargo, considera esto. Vosotros los humanos agotáis vuestros cuerpos, normalmente, entre los cincuenta y los ochenta años. Algunos duran más, pero no mucho. Otros dejan de funcionar antes, pero tampoco son mayoría. ¿Estamos de acuerdo en esto?

 

Sí, de acuerdo.

 

 


 

Conversaciones Con Dios 1 - Neale Donald Walsch - Capitulo 13

Autoconocimiento y autorrealizacion

Autoconocimiento y autorrealizacion Por Victor Villacorta ¿Quien Soy?, ¿De donde vengo? ¿A donde voy? ¿Que debo hacer? ¿Puedo ser feliz ...
Leer Más
Conversaciones Con Dios 1 - Neale Donald Walsch - Capitulo 13

El falso dilema entre Salud y Economía

El falso dilema entre Salud y Economía Reflexiones en pandemia Por Victor Villacorta Coronavirus: El falso dilema entre Salud y ...
Leer Más
Conversaciones Con Dios 1 - Neale Donald Walsch - Capitulo 13

¿Estas listo para tu iniciación espiritual?

¿Estas listo para tu iniciación espiritual? Por Victor Villacorta Iniciacion espiritual - ¿Estas listo para comenzar este camino?¿Que significa iniciarse ...
Leer Más
Conversaciones Con Dios 1 - Neale Donald Walsch - Capitulo 13

La empatía y la compasión

La empatía y la compasión Por Victor Villacorta Solidaridad y empatía en tiempos de crisis por Coronavirus, que desnuda y ...
Leer Más
Conversaciones Con Dios 1 - Neale Donald Walsch - Capitulo 13

Autoconocimiento – ¿Que es lo que sabes de ti mismo?

Autoconocimiento - ¿Que es lo que sabes de ti mismo? Por Victor Villacorta Autoconocimiento, el primer paso hacia el despertar ...
Leer Más
Conversaciones Con Dios 1 - Neale Donald Walsch - Capitulo 13

Densidades vibratorias

Densidades vibratorias Mensaje y contacto extraterrestre con pleyadianos de Taygeta Este es el capitulo 6 de la serie Charlas con ...
Leer Más
Conversaciones Con Dios 1 - Neale Donald Walsch - Capitulo 13

Existe gente irreal – Mensaje pleyadiano de Taygeta

Existe gente irreal - Mensaje pleyadiano de Taygeta Personas holográficas en la matrix ENGLISH SUBTITLES VERY SOON. El video de ...
Leer Más
Conversaciones Con Dios 1 - Neale Donald Walsch - Capitulo 13

Conversaciones con Swaruu de Erra sobre el Alma

Conversaciones con Swaruu de Erra sobre el Alma Contacto con extraterrestre de Pleyades En este video comento el ultimo video ...
Leer Más
Conversaciones Con Dios 1 - Neale Donald Walsch - Capitulo 13

¿Como es un ser de luz encarnado?

¿Como es un ser de luz encarnado?  CARACTERÍSTICAS DE UN SER DE LUZ: 1 - Desde temprano en sus vidas, ...
Leer Más
Conversaciones Con Dios 1 - Neale Donald Walsch - Capitulo 13

Ser conscientes de nuestra conciencia

Ser conscientes de nuestra conciencia Por Esther y Jerry Hicks Ser conscientes de nuestra propia conciencia - Esther y Jerry ...
Leer Más

 

Conversaciones Con Dios 1 - Neale Donald Walsch - Capitulo 13

100 / 100

Artículos relacionados

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior
简体中文EnglishFrançaisDeutschहिन्दीPortuguêsРусскийEspañol