El caso de Jonathan Reed

El caso de Jonathan Reed

EL CASO DE JONATHAN REED

 

1x1.trans - El caso de Jonathan Reed

www.grupoelron.org

 

El siguiente relato es una recopilación de los datos que figuran en la Red sobre este asunto y que podríamos llamar “oficiales”. La verdad la revelamos al final.

En Noviembre de 1998, Jonathan Reed y Robert Raith se presentan en varias ocasiones en el programa radial “De costa a costa” dirigido por Art Bell. En dicho programa dieron a conocer una historia impresionante. En octubre de 1996, el Dr. Jonathan Reed, psicólogo de la Universidad de Washington, y su perra Suzy, caminan por los bosques de las montañas Cascade al este de Seattle. De pronto pierde a su mascota de vista y al cabo de un momento escucha al animal pegando un grito de dolor. Al salir en su búsqueda observa a una “entidad” que parece estrangular mortalmente a Suzy y para su asombro, su mascota es “vaporizada” en un fino polvo blanco. Instintivamente, el Dr. Reed ataca al alien con un leño y lo hiere al parecer mortalmente en la cabeza. Reed cae a tierra y sufre convulsiones por varios minutos con abundante vómito. Una hora después se recupera y va a su vehículo por su cámara de 35 mm y su videocámara de 8 mm para tomar evidencia del cuerpo del extraterrestre.

Es entonces cuando también toma imágenes de un extraño objeto negro y angular que bautiza como “obelisco”. Posteriormente decide ocultar el cadáver del alien para evitar que sea devorado por los animales. Lo carga en su jeep y lo traslada a su casa, guardándolo en un congelador que tiene en su garaje. Ahí toma más fotos y videos.

 

Jonathan Reed y Robert RAITH

 

A partir de aquí empieza una historia llena de suspenso e intriga, donde investigadores y científicos, que presuntamente analizan muestras de tejido del alien, son asesinados, y el único sobreviviente, el Dr. Horace Chacón, decide esconderse de las amenazas de muerte que una organización pro-gubernamental, el “Lado Oscuro” (Dark Side), ha hecho. Jonathan Reed y Robert Raith se presentan en varias ocasiones más con Art Bell dando nuevos “agregados” a su historia. Entre ellos la existencia de un presunto brazalete extraterrestre que llevaba el alien y que permite que la persona que lo use se pueda teletransportar. Reed y Raith empiezan a cobrar popularidad ante el ojo escéptico de muchas organizaciones de investigación OVNI en Estados Unidos como MUFON, NUFORC y otras. Éstas ultimas exteriorizan sus dudas sobre el caso Reed (del cual parece ser que el “cerebro” es Robert Raith). Estos últimos dicen que muchas organizaciones pro-Ovni que los cuestionan son herramientas de manipulación que la organización “Dark Side” ha infiltrado en los grupos de investigación OVNI para eliminar evidencias de la existencia de alienígenas en nuestro planeta. Raith y Reed publican su libro, y continúan participando en convenciones OVNI por todo Estados Unidos, a pesar de que presuntamente a Reed lo quieren matar.

Finalmente, en el mes de marzo de 2001 son sus últimas apariciones en los Estados Unidos. Por medio de Wendelle Stevens conocen a Jaime Maussan, reportero e investigador OVNI en México. Deciden mostrar el caso en dicho país. La entrada a los medios de comunicación está asegurada gracias a los contactos de Maussan con la principal compañía televisora: Televisa. La presentación inicial del caso es en el programa “Otro Rollo”, del comediante y conductor Adal Ramones, en los meses de mayo y junio. En su segunda presentación finalmente se muestra, en un contenedor de seguridad, el presunto brazalete alienígeno.

Dicho brazalete nunca fue mostrado en ninguna presentación en los Estados Unidos. Sin embargo para decepción de todo el público, los protagonistas no hicieron ninguna demostración de la supuesta capacidad de teletransportación del mismo. Maussan, no obstante, hace la promesa de que éste es el inicio de la presentación de nueva y extraordinaria evidencia del caso. Con este “continuará”, muy característico de las buenas historias, Jaime Maussan inicia con Reed una gira de presentaciones por toda la Republica Mexicana (las cuales no son gratuitas, su costo es de aproximadamente $15 dólares por persona).

Estos son más o menos los datos “oficiales” conocidos del caso Jonathan Reed, ¿pero cuál es la verdadera historia en definitiva?

 

 1x1.trans - El caso de Jonathan Reed

la solución del enigma

 Intrigados como cualquiera por lo inusitado de los hechos, preguntamos en sesión de contacto telepático a nuestro Guía espiritual Ron Hubbard. A continuación se transcriben los diálogos tal como ocurrieron y que develan el enigma.

 

Interlocutor: En el caso conocido como “Jonathan Reed”, la pregunta de rigor obviamente es: ¿El alienígena era en realidad un viajero del tiempo?

Ron Hubbard: Sí, te confirmo que era un viajero del tiempo, pero no terrestre sino extraterrestre.

Interlocutor: ¿Extraterrestre?. ¡Qué interesante! ¿De que año provenía?

Ron Hubbard: Alrededor del año 6000 ó 6200. Me refiero al tiempo de la Tierra.

Interlocutor: ¿Y el planeta?

Ron Hubbard: Percibo como D-Tox, que está por lo menos a 640 años luz, es decir, bastante lejos. Aclaro que el extraterrestre no tenía forma humana como los de Gamaria 4.

Interlocutor: ¿Se parecería más a los que aquí llamamos “grises”.

Ron Hubbard: Sí, más o menos es así, aunque tiene la cara −en este momento lo estoy visualizando− más bien ovalada, como que terminara en punta tanto abajo como arriba, de ojos muy grandes, muy oscuros, son casi todo negros, la nariz apenas se ve, como si fueran puntos…

Interlocutor: ¿Son de pequeña estatura?

Ron Hubbard: Aproximadamente 1,20 ó 1,30 m.

Interlocutor: ¿Este Jonathan Reed llegó a filmar al extraterrestre?

Ron Hubbard: Sí, te lo confirmo.

Interlocutor: ¿Cómo se defendió el viajero del tiempo?

Ron Hubbard: Con aparatos de ultrasonido, y por esta razón Reed vomitó.

Interlocutor: ¿Murió el extraterrestre viajero?

Ron Hubbard: Sí, al final sí, pues no sobrevivió al golpe con el leño que le propinó Reed.

Interlocutor: ¿Jonathan Reed es el verdadero nombre de esta persona?

Ron Hubbard: No, no es su verdadero nombre. Es simplemente un seudónimo.

Interlocutor: Entiendo… ¿Esta persona de alguna manera está comerciando con su aventura, llamémosle así?

Ron Hubbard: Sí, por supuesto.

Interlocutor: ¿Jonathan Reed se quedó con el aparato para viajar en el tiempo en su poder?

Ron Hubbard: Así es, pero no pudo utilizarlo porque desconoce su manejo.

Interlocutor: ¿El gobierno norteamericano se ha ocupado de este caso?

Ron Hubbard: No, porque no le dieron ninguna importancia.

Interlocutor: ¿Existe esa supuesta organización gubernamental llamada “Dark Side”, es decir, “El lado oscuro”?

Ron Hubbard: A nivel oficial, no.

Interlocutor: ¿Entonces Reed no es perseguido o ha recibido amenazas?

Ron Hubbard: Sí, pero de fundamentalistas que no creen en extraterrestres o viajeros del tiempo, y gente así. Esta irracionalidad es algo muy común y que ocurre en todos lados.

Interlocutor: ¿Hay algo más que decir que tenga algo de interés en este asunto?

Ron Hubbard: No, nada más.

1x1.trans - El caso de Jonathan Reed

1x1.trans - El caso de Jonathan Reed