CienciaNeurocienciasPlenitud

BIOLOGÍA DE LA CREENCIA

BIOLOGÍA DE LA CREENCIA, BRUCE LIPTON

Bruce Lipton, doctor en Medicina, investigador en biología celular

“Lo que pensamos varía nuestra biología”

Podemos cambiar

Tengo 67 años. Nací y vivo en Nueva Zelanda. Estoy casado, tengo dos hijas y tres nietos. Creo que la evolución de la civilización está ocurriendo ahora. Un cuerpo humano está hecho de 50 trillones de células, el ser es una comunidad. Pasé de científico agnóstico a místico.

No se trata de un gurú de las pseudociencias, Lipton impartió clases de Biología Celular en la facultad de Medicina de la Universidad de Wisconsin y más tarde llevó a cabo estudios pioneros de epigenética en la facultad de Medicina de la Universidad de Stanford que lo llevaron al convencimiento de que nuestro cuerpo puede cambiar si reeducamos nuestras creencias y percepciones limitadoras. El problema siempre es el cómo: cómo cambiar la información del subconsciente. En su libro La biología de la creencia (Palmyra) recomienda métodos como el PSYCH-K. Y en La biología de la transformación (La esfera de los libros) explica la posibilidad de una evolución espontánea de nuestra especie.

Me enseñaron que los genes controlan la vida, que en ellos se inscriben todas nuestras capacidades y características, pero es falso.

¿Del todo?

No somos víctimas de nuestra genética, en realidad es el ADN el que está controlado por el medio externo celular.

¿Qué significa eso?

La célula es la vida. Hablar de una célula es como hablar de una persona. Nosotros recibimos la información a través de los cinco sentidos y las células reciben las señales del entorno a través de los receptores que captan la información. El ADN es controlado por señales que vienen desde fuera de la célula, incluyendo mensajes energéticos de nuestros propios pensamientos, tanto los positivos como los negativos.

¿Somos lo que vivimos y pensamos?

Sí, y cambiar nuestra manera de vivir y de percibir el mundo es cambiar nuestra biología. Los estudios que empecé hace cuarenta años demuestran que las células cambian en función del entorno, es lo que llamamos epigenética. Epi significa por encima de la genética, más allá de ella.

¿Y?

Según el entorno y como tú respondes al mundo, un gen puede crear 30.000 diferentes variaciones. Menos del 10% del cáncer es heredado, es el estilo de vida lo que determina la genética.

¿Es el entorno el que nos define?

Aprendemos a vernos como nos ven, a valorarnos como nos valoran. Lo que escuchamos y vivimos nos forma. No vemos el mundo como es, vemos el mundo como somos. Somos víctimas de nuestras creencias, pero podemos cambiarlas.

Pero las creencias están inscritas en lo más profundo de nuestro subconsciente.

Cierto. El subconsciente es un procesador de información un millón de veces más rápido que la mente consciente y utiliza entre el 95% y el 99% del tiempo la información ya almacenada desde nuestra niñez como un referente. Por eso cuando decidimos algo conscientemente como, por ejemplo, ganar más dinero, si nuestro subconsciente contiene información de que es muy difícil ganarse la vida, no lo conseguiremos.

¿Entonces?

Si cambiamos las percepciones que tenemos en el subconsciente, cambiará nuestra realidad, y lo he comprobado a través de numerosos experimentos. Al reprogramar las creencias y percepciones que tenemos de cómo es la felicidad, la paz, la abundancia, podemos conquistarlas.

Me suena a fórmula feliz…

Así es como funciona el efecto placebo. Si pienso que una pastilla me puede sanar, me la tomo y me encuentro mejor. ¿Qué me ha sanado?…

¿La creencia?

Eso parece. Al igual que los pensamientos positivos y el efecto placebo afectan a nuestra biología, existe el efecto nocebo: si crees que algo te hará daño, acabará por hacerte daño. Henry Ford decía que tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, tienen razón. Si eliges vivir un mundo lleno de amor, tu salud mejorará.

¿Y eso por qué?

La química que provoca la alegría y el amor hace que nuestras células crezcan, y la química que provoca el miedo hace que las células mueran. Los pensamientos positivos son un imperativo biológico para una vida feliz y saludable. Existen dos mecanismos de supervivencia: el crecimiento y la protección, y ambos no pueden operar al mismo tiempo.

O creces o te proteges.

Los procesos de crecimiento requieren un intercambio libre de información con el medio, la protección requiere el cierre completo del sistema. Una respuesta de protección mantenida inhibe la producción de energía necesaria para la vida.

¿Qué significa prosperar?

Para prosperar necesitamos buscar de forma activa la alegría y el amor, y llenar nuestra vida de estímulos que desencadenen procesos de crecimiento. Las hormonas del estrés coordinan la función de los órganos corporales e inhiben los procesos de crecimiento, suprimen por completo la actuación del sistema inmunológico.

¿La culpa de todo la tienen los padres?

Las percepciones que formamos durante los primeros seis años, cuando el cerebro recibe la máxima información en un mínimo tiempo para entender el entorno, nos afectan el resto de la vida.

Y las creencias inconscientes pasan de padres a hijos.

Así es, los comportamientos, creencias y actitudes que observamos en nuestros padres se graban en nuestro cerebro y controlan nuestra biología el resto de la vida, a menos que aprendamos a volver a programarla.

¿Cómo detectar creencias negativas?

La vida es un reflejo de la mente subconsciente, lo que nos funciona bien en la vida son esas cosas que el subconsciente te permite que funcionen, lo que requiere mucho esfuerzo son esas cosas que tu subconsciente no apoya.

¿Debo doblegar a mi subconsciente?

Es una batalla perdida, pero nada se soluciona hasta que uno no se esfuerza por cambiar. Deshágase de los miedos infundados y procure no inculcar creencias limitadoras en el subconsciente de sus hijos.

En resumen la Fe mueve montañas. El instrumento externo es la Religión con la base de Fe, Esperanza y Caridad. Las religiones, no todas pero si algunas, son el mejor instrumento para el Ser Humano, el problema es su uso, mal recetado mata pero bien recetado reconforta, anima y cura, no se inventaron por casualidad quien sabe utilizarlas tiene una defensa liberadora pero quién no sabe se intoxica y se gregariza. Hoy en día por desgracia no esta de moda se sustituye por cremas, drogas, piercings, tatuajes o música enlatada a todo volumen. Con el fondo de cultura que tiene el cristianismo, si se utilizara bien e inteligentemente, sanaría a una sociedad que sin duda esta en decadencia física, psíquica y moral.

Muy interesante entrevista, creo que lo que el entrevistado nos dice, se puede ir viviendo en la práctica de la vida, a medida que cambiamos nuestra percepción de la vida, esta va cambiando , creo esto se debería enseñar por ejemplo en las escuelas, nos haría ser más felices.

Vaya tela! toda la vida pensando que la genética tiene tantísima importancia y según este hombre solo marca el 10% posibilidades de enfermedad genetica. En cualquier caso este hombre viene a decir lo que tantas veces se dice ” Piensa en positivo “. Es cierto, son tus pensamientos, lo que pasa es que somos vagos y nos dejamos llevar por el entorno y tambien parece ser, sobretodo por el subconsciente. Digo yo.

Todo está escrito. El cambio se produce cuando la vida te permite cambiar, no antes. Lo he comprobado durante 50 años con diversas reprogramaciones.

Somos atomos, somos moleculas, somos órganos y somos cuerpo, somos emociones, somos pensamientos, somos palabras, somos relaciones, somos humanos complejos y como los diez mandamientos todos se encierran en dos amate a ti mismo como al projimo. Pura mistica.

De agnóstico a mistico! Deshágase de miedos infundados! esfuerzo! Cambiar!… Muy buena contra….me quedo con la frase La quimica que provoca la Alegria y El Amor hacen que las celulas crezcan y la quimica que provoca el Miedo hacen que las celulas mueran! En nuestra responsabilidad está producir buena energia a nustros hijos para un mejor futuro, no solo de ellos si no de todos (Planeta Tierra).

Si el infundir temor tiene efectos negativos para la salud, todas las informaciones exageradas y alarmistas podrían llegar a ser constitutivas de delito contra la salud pública. Hay muchos que se exceden en este tipo de cosas como por ejemplo las autoridades sanitarias, la industria farmacéutica, el activismo ecológico radical, los fundamentalismos de distinto tipo y muchos titulares en los medios de comunicación que suelen recurrir regularmente a la alarma y al miedo en la creencia de estar haciendo un periodismo responsable. Tal vez sería una buena idea empezar a reconsiderar todas esas prácticas.


La biología de la transformación

Cómo apoyar la evolución espontánea de nuestra especie

Bruce H. Lipton

Los puntos de vista, las creencias y los razonamientos antiguos no nos ayudarán a solucionar la situación actual ni a alcanzar una nueva. Nuestra supervivencia está en peligro. Necesitamos un nuevo paradigma. Necesitamos una evolución espontánea.

Tras el éxito de La biología de la creencia, este nuevo libro apoya la idea de que nuestro planeta experimentará una remisión espontánea una vez que aceptemos nuestra responsabilidad. Nos enseña que todos podemos cambiar la programación para crear el mundo que siempre hemos soñado.

En contraposición a lo que la ciencia y la religión nos han dicho siempre, la evolución no es ni aleatoria ni predeterminada, sino una danza bastante inteligente entre los organismos y el entorno. Cuando las condiciones son las propicias, ocurre algo impredecible que genera un nuevo equilibrio en la biosfera, un equilibrio con un nivel superior de coherencia o cohesión.

Durante milenios, los maestros espirituales nos han señalado la dirección del amor. Ahora la ciencia confirma esa antigua sabiduría. Todos y cada uno de nosotros somos las células del cuerpo de un superorganismo gigante en desarrollo al que llamamos «humanidad». Los humanos podemos decidir ascender hacia ese nuevo nivel de existencia o, a la manera de los dinosaurios, quedarnos en el camino.

«La biología de la transformación es el mapa de vida que estábamos esperando.

Con la mezcla justa de humor espiritual y solidez científica,

Bruce Lipton y Steve Bhaerman proyectan una nueva luz holística sobre la nueva civilización emergente».

Gregg Bradden, autor de La matriz divina.

«Las implicaciones de este poderoso libro tienen el potencial para cambiar el mundo».

Deepak Chopra, autor de El tercer Jesús.

«La Biología de la transformación es un libro que cambiará el mundo ofreciendo una esperanzadora visión del destino de la humanidad».

Thom Hartmann, autor de The Last Hours of Ancient Sunlight

Bruce H. Lipton es biólogo celular. Con un pie dentro de la ciencia y con el ojo puesto en la vida, este original científico basa sus investigaciones en la autoobservación. Ha sido profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Wisconsin. Después de varios años de enseñanzas, se convirtió en un pionero del estudio científico de la biología celular en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford. Sus experimentos, junto a los de otros líderes en el campo de la biología, han examinado minuciosamente los mecanismos con los cuales las células reciben y procesan información. Los resultados de estos estudios han cambiado radicalmente el entendimiento del funcionamiento de la vida por medio de dos nuevas corrientes científicas, la transducción y la epigenética. Su trabajo nos muestra que los genes y el ADN, no controlan nuestra biología, como lo enuncia la escuela de Darwin de determinismo genético o herencia, sino que los genes y el ADN están controlados por señales externas, incluyendo los mensajes energéticos emanados por nuestros pensamientos positivos y negativos. Este nuevo concepto unifica la biología celular con la física cuántica, al mostrarnos que nuestro cuerpo puede cambiar si cambiamos nuestra forma de pensar. Estas nuevas ciencias, la transducción y la epigenética, nos sugieren que los estímulos energéticos que recibimos del medio ambiente, determinan nuestra calidad de vida. Actualmente trabaja en la Universidad de Granada, una humilde universidad caribeña donde decidió aislarse para “huir” del mundo competitivo y hostil orientado hacia el dinero y el corto plazo de las Universidades de Estados Unidos.

Steve Bhaerman es un escritor internacionalmente reconocido, además de humorista y conferenciante. Durante los últimos veinte años utilizó el pseudónimo de Swami Beyondananda dedicádondose a impartir seminarios de sabiduría con humor.


Resumen de su propuesta (traducido libremente del libro The genie in yours genes de Dawson Church)

En 1982, Lipton comenzó examinando los principios de la física cuántica y cómo se integraban a su entendimiento de los sistemas de procesamiento de información de las células. Produjo una serie de estudios innovadores sobre la membrana celular, que revelaron que esta capa externa de las células es un homólogo orgánico de un chip de computadora, el equivalente celular del cerebro humano. Sus estudios en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford entre 1987 y 1992 revelaron que el medio ambiente, el cual opera a través de la membrana celular, controla el comportamiento y la fisiología de la célula, apagando y encendiendo a los genes (como se haría con un suiche de luz).

Estos estudios en conjunto con otros llevados a cabo por más científicos dieron origen al nacimiento de la Epigenética, conectando los campos que estudian la mente con los que estudian el cuerpo humano. Aplicó un concepto básico de la física cuántica al campo de la biología celular, se trata de que “el universo cuántico es un set de probabilidades suceptible a los pensamientos del observador”. Mientras que la biología celular tradicional se ocupaba de las moléculas físicas que controlan la biología, Lipton se enfocó en los patrones químicos y electromagnéticos a través de los cuales la energía en la forma de nuestros pensamientos y creencias pueden afectar nuestra biología, incluyendo el genoma humano.

El asunto novedoso es que sus descubrimientos indican que la mente controla las funciones del cuerpo y eso implica que nuestros cuerpos pueden ser modificados a medida que cambiamos nuestra manera de pensar. Nuestras creencias interactúan con la infinitud de probabilidades del universo cuántico, y éstas afectan las células de nuestros cuerpos, contribuyendo a la expresión de diferentes potenciales genéticos.

El mecanismo descrito funciona así.

Existen proteínas que están a ambos lados de la membrana celular. Las proteínas de la superficie externa de las células son receptivas a las fuerzas externas, incluso a los cambios bioquímicos en el cuerpo producto de los diferentes tipos de pensamientos y emociones. Estos receptores externos afectan a su vez a las proteínas internas de la célula, alterando su estructura molecular. Los dos tipos de receptores funcionan como un enrejado que se puede contraer y expandir. El grado de expansión determina el tamaño y la forma de las moléculas -llamadas proteínas emisoras- que pueden pasar a través de dicho enrejado. Las proteínas juntas, el complejo receptor-emisor por sí mismo, actúa como un suiche molecular, aceptando las señales del ambiente celular que “desenvuelven” el ADN, desactivando la “funda” de proteínas que lo cubre.

A diferencia de lo que se creía hasta hoy, los descubrimientos de Lipton indican que el ADN no es precisamente el que controla la biología de las células sino precisamente esta funda de proteínas que lo cubre, y que es la responsable del encendido o apagado de los genes. Y esta funda depende más de las señales del medio ambiente que se dan afuera y adentro de la membrana celular, que de la información genética en sí misma.

Ya no tienes que esperar angustiado a que tus células desarrollen CÁNCER, como si estuvieras viviendo con una bomba de tiempo dentro de tu cuerpo, puedes hacer MUCHO con tan sólo cambiar la forma en que piensas día con día.

Fragmentos tomados directamente del libro reseñado

Es imposible colocar en este espacio todo lo que me impresionó, te daré sólo algunas NOVEDADES IMPACTANTES del mundo científico que salen en este libro. Si pueden leerlo, no se lo pierdan. Son fragmentos del libro aderezados con algunos comentarios míos. [La traducción libre es de mi autoría.] 

1.      Las células tienen MEMORIA. Aprenden a través de la experiencia, de su contacto con el medio que las rodea, y luego guardan una memoria que les permite adaptarse mejor y anticiparse a los cambios en las condiciones. Es decir, son INTELIGENTES. ¡Esta memoria incluso se mantiene intacta en las células de los órganos donados! GUAO.

2.      Las células sin genes (células enucleadas, les quitan el núcleo donde está el ADN) aún presentan cierto control “inteligente” de sus procesos, es decir que el ADN no controla su biología ni el núcleo es el cerebro de la célula como se había creído hasta ahora. Se ha descubierto que el verdadero cerebro de la célula está en su membrana, quien convierte las señales ambientales en comportamientos que permiten la superviviencia de todo el cuerpo humano; somos un conjunto de células.

3.      Estudios del genoma han indicado que los seres vivos comparten sus genes no sólo entre individuos de la misma especie -a través de la reproducción y que luego pasan los genes a sus hijos- sino entre individuos que no son de la misma especie. Esto ha sido una adaptación evolutiva para aumentar la sobrevivencia de los seres vivos en el planeta ya que los genes son memorias físicas de las experiencias aprendidas por todos los organismos vivos.

4.      Los peligros de la ingeniería genética y de los alimentos transgénicos saltan a luz con estos nuevos descubrimientos ya que la modificación de los genes de un tomate -por ejemplo- no se detiene con los tomates sino que altera la biosfera entera de maneras incontrolables. Se sabe que cuando un humano ingiere un alimento modificado genéticamente, los genes artificialmente creados de dicho alimento se transfieren dentro de las bacterias benéficas de su intestino y modifican los genes de dichas bacterias. ¡Luego nos asombramos porque existe tanta gente alérgica o intolerante a alimentos como el trigo, la avena, el arroz, la leche, que han sido el sustento nutritivo de la humanidad durante siglos! ¿Por qué antes sí se podían comer y ahora no? Esa es la pregunta correcta que hay que hacerse, no meter más dinero en la producción de alimentos para gente intolerante a la lactosa o al glúten… Será que lo que deseamos es alimentar la economía de mercado en vez de tener gente sana, me pregunto.

5.      La medicina le ha montado una guerra a los microorganismos ignorando el hecho de que muchas BACTERIAS son IMPORTANTES para nuestra salud. Por ejemplo, las bacterias que viven en el estómago son esenciales para nuestra supervivencia.  El uso de los antibióticos es nocivo para la salud porque son ASESINOS INDISCRIMINADOS, matan eficientemente tanto a las bacterias que son necesarias para sobrevivir como a las bacterias malas que deterioran tu salud. ¿Seguirás tomando medicinas alopáticas que te matan lentamente?

6.      Se ha demostrado que la evolución de los seres vivos depende más de la interacción entre las especies que de las interacción entre los individuos de una misma especie. En otras palabras, si el ser humano quiere sobrevivir tiene que ocuparse también de su relación con los otros seres vivos del planeta tierra y  no sólo entre los humanos.

7.      El mundo natural experimenta hoy el sexto mayor evento de extinción de su historia. En esta ocasión, la causa no es extraterrestre -como el famoso meteorito que produjo la extinción de los dinasourios- sino es por la acción de uno de los organismos animales que habitan la tierra: EL SER HUMANO.

8.      Los científicos que siguen a Darwin están cometiendo los mismos errores que él. Su problema es que subestiman al medio ambiente y le han dado más importancia a la determinación genética, es decir, a la creencia de que los genes controlan la biología humana. Esta falsa creencia no sólo ha causado que el dinero para las investigaciones se invierta más en ese campo equivocado sino que también ha cambiado la forma en que nosotros pensamos acerca de nuestras propias vidas. Cuando tú crees que los genes controlan tu vida tienes una excusa para considerarte víctima de tu propia herencia. ¿No crees?

9.      Hay enfermedades que sí son causadas por un gen, pero los malestares humanos producidos por un solo gen, equivalen a menos del dos por ciento de las que sufre la población mundial. La mayoría de la gente viene a este mundo con genes que deberían permitirles vivir una vida feliz y saludable. Las dolencias más comunes actualmente como la diabetes, la enfermedad del corazón y el cáncer no son el resultado de un solo gen sino de la interacción entre múltiples genes y sobre todo de los factores medio ambientales.

10.  La confusión viene cuando constantemente los medios de comunicación y la gente en general confunden el significado de dos conceptos diferentes: correlación y relación causa-efecto. Correlación significa que una “cosa” está ligada a una enfermedad determinada, mientras que una relación causa-efecto implica que esa misma “cosa” controla directamente la enfermedad. Por eso se ha pensado que la mayoría de las enfermedades tienen una causa genética [hereditaria] y que por tanto no podemos hacer nada para defendernos de ellas o para curarnos; las personas viven en un constante miedo esperando el día en que sus genes actúen contra ellos y se enfermen mortalmente. El cáncer es un buen ejemplo.

11.  La idea de que los genes controlan la biología humana es una suposición que NUNCA ha sido probada, por el contrario, ha sido rebatida por las últimas investigaciones epigenéticas. El control genético se ha convertido en una metáfora de la sociedad, queremos creer que los ingenieros genetistas son los nuevos “magos” médicos que pueden curar enfermedades y también lograrán crear nuevos Einstein y Mozart para la humanidad. Pero una metáfora no es una verdad científica, allí está el problema estructural.

12.   Los organismos vivos se distinguen de los no-vivos porque se pueden mover; son animados. Entender la naturaleza de la vida debe pasar por entender primero cómo las proteínas terminan generando movimiento a la célula; el secreto de su movimiento está también en las cargas electromagnéticas de las proteínas que son las responsables del movimiento-comportamiento generado, no el ADN como se ha pensado hasta ahora. En el cromosoma, el ADN forma el núcleo, y las proteínas cubren el ADN como una funda. Cuando los genes están cubiertos por esta funda de proteínas, su información NO puede ser leída. Esto indica que la presencia o ausencia de dicha funda protéica es la que realmente CONTROLA la actividad de los genes, y las proteínas están a su vez controladas por las señales del medio ambiente. Somos entonces más dependientes del medio ambiente que de los genes, eso pone al medio ambiente en PRIMER LUGAR de importancia. Con la ayuda de las nuevas ciencias y sus avances hemos pasado de una teoría que le daba primacia a los genes a un nueva que se la da -y dará cada vez más- al medio ambiente.

13.  El proyecto del genoma humano ha encontrado resultados sorprendentes, se pensaba que a cada proteína le correspondía un gen por lo que esperaban que el genoma estuviera compuesto por 120.000 genes y encontraron que sólo consistía en aproximadamente 25.000. ¡Más del 80% del ADN que esperaban los científicos NO existe! El concepto una proteína-un gen era la piedra angular del determinismo genético durante mucho tiempo y se ha descubierto que es una hipótesis falsa. El proyecto genoma humano ha logrado poner sobre la mesa de discusión que la evolución de las especies desde las más simples hasta el humano no se logró usando más genes, sino a través de la interrelación genética entre organismos [entre especies]. Ya no se pueden usar los genes para explicar por qué los humanos estamos en el tope de la cadena evolutiva ni tampoco para explicar por qué nos enfermamos, cómo nos comportamos, etc.


Etiquetas
Mostrar más

Vic

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Back to top button

Close