Llama Violeta

Llama Violeta


 
 
 
 
 
 
 
 

 EL SENDERO DEL
DISCÍPULO

 
"No  trates, oh  dos veces  bendito Ser,  de alcanzar la  esencia espiritual antes de  que la mente absorba.  Así no se busca  la sabiduría. Sólo a aquel cuya mente está sujeta, y observa al mundo como un espejo, puede confiársele  sin peligro el sentido interno. Sólo a aquel que sabe que los cinco sentidos
son una  mera ilusión  y que nada  permanece, excepto los dos  que están por delante,  puede   revelársele  el  secreto  de   lo  Cruciforme  traspuesto.

El sendero que  huella el Servidor, es el del fuego que  pasa a través de su corazón y conduce a  la cabeza. No es el sendero del placer ni el del dolor, por el cual se  obtiene la liberación y se llega la sabiduría. Trascendiendo ambos y  fusionando el dolor con el placer se alcanza  la meta, la cual yace delante como punto de  luz, percibido en la oscuridad de una noche invernal.
Ese punto  de luz recuerda  un pequeño candil de  alguna lóbrega bohardilla, pero -debido a que ese sendero conduce hacia esa luz, es hollado mediante la fusión de  los pares de opuestos-  ese frío y parpadeante  punto, aumenta en
constante  radiación, hasta  que la  cálida luz  de alguna  ardiente lámpara despunta en la memoria del viajero errante en el camino.

Sigue  adelante, oh  peregrino, con  firme perseverancia.  No hay  candil ni lámpara terrestre  alimentada con aceite. La  radiación aumenta hasta que el sendero  finaliza en  un esplendor  de gloria,  y el  viajero errante  en la noche, se  convierte en el  hijo del sol,  y penetra en los  portales de ese radiante orbe."
 

Por esta razón la Jerarquía trabaja actualmente para llevar a cabo la fecundación de la raza humana por medio del AMOR, a fin de que el amor y el intelecto puedan ir a la par y equilibrarse mutuamente. Es también por esta razón que la realidad de la existencia de la Jerarquía espiritual debe ser llevada a la atención de las masas. Esto debe hacerse con el fin de acrecentar el poder magnético del aspecto amor del esfuerzo jerárquico y NO de despertar el temor o el pavor, pues pertenece al antiguo orden y debe desaparecer.

Podría referirme aquí a la actividad paralela que desarrollan las fuerzas que trabajan para evitar la exteriorización de la Jerarquía de la Luz, pues un acontecimiento de esta naturaleza significaría creciente poder (ya que ha sido comprobado). Como bien saben, en los planos mental y astral existen “centros oscuros” , así denominados, debido a que el énfasis de su actividad se ha puesto sobre el aspecto material de la manifestación y en la actividad de la sustancia material, y toda la energía está subordinada a propósitos estrictamente egoístas. Como ya he dicho, las Fuerzas de la Luz trabajan con el alma oculta en todas las formas. Se ocupan de los propósitos grupales y de fundar el Reino de Dios en la tierra. Las fuerzas oscuras trabajan con el aspecto forma de la manifestación y tratan de fundar un centro controlador que será exclusivamente de ellas  y subyugarán a las formas vivientes de todos los reinos para sus peculiares mandatos. Esta es la antigua historia familiar, en fraseología bíblica, de los reinos del mundo y del reino del Cristo, del poder del anticristo y el poder del Cristo. Esto produjo una gran encrucijada en los días atlantes y, aunque triunfó la Jerarquía de la Luz, fue sólo por un pequeño margen. La batalla se libró en el plano astral, aunque tuvo su analogía en el plano físico en un gran conflicto mundial, según narra la antigua leyenda y culminó en la catástrofe del diluvio. Las simientes del odio y de la separatividad fueron fomentadas desde entonces, y los tres métodos con que las fuerzas de la oscuridad tratan de dominar a la humanidad son el odio, la agresión y la separatividad. Las tres grandes contrapartes espirituales son amor, participación altruista y síntesis.
 

   

Sin embargo, el aferramiento de las fuerzas que trabajan contra el principio viviente del amor, (personificado en la Jerarquía) no gana terreno en la actualidad, ya que la respuesta de la humanidad a lo que es bueno y sintético, es mucho mas rápida y general de lo que fue hace unos cuantos cientos de años.

Hay muchas razones para esperar que ese indeseable control vaya disminuyendo constantemente. Las fuerzas oscuras están regidas en el plano físico por un grupo de seis guías orientales y seis occidentales. Los orientales son mas poderosos porque racialmente son los mas antiguos y tienen, por lo tanto, mayor experiencia . Trabajan intensificando el espejismo y estimulando los poder psíquicos inferiores. Su particular punto de ataque es, en la actualidad, el grupo de discípulos e iniciados del mundo, pues los iniciados son los responsables de fomentar el amor en el mundo y de unir a los hombres en un espíritu de unidad. Si las fuerzas malignas no tienen éxito en esa tarea, entonces será posible la exteriorización de la Jerarquía y disminuirá grandemente el control que ejercen las pseudo fuerzas malignas.

Si ellas no pueden hacer que sucumban a cierta forma de espejismo, los discípulos de todas partes, individual o grupalmente, entonces tratarán de utilizar el espejismo grupal para contrarrestar sus esfuerzos y obligar, a aquellos con quienes trabajan los discípulos a pensar mal, a impugnar sus móviles y narrarles una historia tan convincente que el esforzados discípulo casi tendrá que luchar solo. Si no pueden lograrlo entonces atacarán los cuerpos físicos de los trabajadores y agentes de la Jerarquía y procurarán, por la angustia del cuerpo físico, controlar lo que el discípulo produce. Esto no siempre tiene éxito y el Maestro frecuentemente puede proteger y protege a Su discípulo.

Las fuerzas oscuras trabajan también intensificando o estimulando el mecanismo psíquico con el fin de que los poderes psíquicos inferiores se desarrollen prematura y anormalmente, hasta asumir proporciones casi incontrolables. Esto sucedió en amplia escala en la época atlante y condujo a que fuera revelado todo el plano astral; pero no fue comprendido. Sus indeseables potencias fueron liberadas sobre el plano físico, lo cual condujo a la guerra entre dos grandes escuelas de los misterios – la de la Luz y la de la oscuridad – que culminó con la destrucción del mundo entonces conocido.

En la actualidad estas potencias luchan nuevamente por la manifestación  y la supremacía en el plano físico; pero esta vez el resultado es vastamente distinto. El esfuerzo por establecer contacto con el alma u obstaculizarlo se manifiesta en forma de enfermedades nerviosas y condiciones patológicas que afectan poderosamente la actividad grupal del hombre.  El esfuerzo realizado por las fuerzas oscuras para estimular los poderes psíquicos inferiores, parece que no puede penetrar en la materia y la forma mas allá de los vehículos etéricos; pero si, desde ahí condicionar fisiológicamente el cuerpo físico por medio de enfermedades, lesiones, desordenes nerviosos y trastornos cerebrales y las diversas y numerosas formas de incapacitar o inutilizar al ser humano para enfrentar la vida diaria y las condiciones mundiales actuales. Pero la naturaleza mental ha llegado a la etapa en que puede servir de protección, pues algunas de las barreras protectoras que hoy se erigen alrededor de la humanidad son el escepticismo y la negación de la existencia y utilidad de los poderes psíquicos. Esto es algo que debe recordarse.

Repetidas veces he empleado la frase “el despertar prematuro de los poderes psíquicos”. Con ello quiero significar el desarrollo anormal de la clarividencia y de la clariaudiencia, a tal extremo  que los niveles inferiores del plano astral quedan revelados aunque el que los posea no pueda controlar ese sutil fenómeno del oído y la vista ni interpretar correctamente lo que oye y ve.

En las primitivas etapas del animal o del salvaje, esas facultades son frecuentemente normales y no hay reacción mental de ningún tipo, por lo tanto tampoco indebida tensión sobre el sistema nervioso y el cerebro.

Tenemos aquí lo que podría denominarse una llana pasividad sin emociones, en esa condición que se produce por falta total del sentido imperativo y de la actitud dramática y autoconsciente de hombre que comienza a emplear la mente. En cuanto la “conciencia del Yo” predomina, la posesión de esos poderes psíquicos inferiores se convierte en un obstáculo y una complicación. Momentáneamente deben de ser relegados a segundo término, a fin de que el principio mente pueda afirmar su control y pueda afluir la vida del alma y expresarse en forma sensata y reflexiva en el plano físico. Relegar los poder psíquicos a un lugar debajo del umbral de la conciencia es el propósito del desarrollo proyectado para la raza aria.

Quisiera que observaran que empleo la palabra “aria” en contraposición con la mayoría de las razas que viven en Asia.

La raza aria no está destinada a ser una raza psíquica. Su meta consiste en que predomine la naturaleza mental.

 
     Djwhal Khul
 
TODOS LOS LIBROS DE EL TIBETANO PUEDEN DESCARGARLOS DE http://www.elmistico.com.ar/alicebailey 

 

 
 
 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas