Llama Violeta

Llama Violeta


 

 
 
 
 
 
 
 

Precesión de los equinoccios

 
 

Los sacerdotes de las antiguas Babilonia y Egipto fueron también astrónomos pioneros. Estudiaron los cielos, cartografiaron sus constelaciones, identificaron el curso del sol y estimaron los períodos de la Luna y el Sol, el como se movían a lo ancho del cielo. 

Pero fue un astrónomo griego, Hiparco de Nicea, quien hizo el primer y trascendental descubrimiento en astronomía. Contrastando observaciones hechas durante más de un siglo, Hiparco planteó que el eje alrededor del cual parece que giran los cielos cambia gradualmente, aunque muy despacio.

Visto desde la Tierra, el Sol se mueve en torno a la eclíptica, una circunvalación cada año. Dos veces al año, en el equinoccio, el día y la noche son iguales y el Sol se eleva exactamente por el este y se pone exactamente por el oeste. Los astrónomos antiguos no tenían buenos relojes y no podían asegurar cuando el día y la noche tenían la misma duración, pero podían identificar el equinoccio por la salida del Sol exactamente por el este y el ocaso exactamente por el oeste. En esos momentos la posición del Sol está en una de las intersecciones entre la eclíptica y el ecuador celestial. 

En torno al año 130 a.C., Hiparco compara observaciones antiguas con las suyas y llega a la conclusión que en los 169 años precedentes esas  intersecciones se han movido 2 grados. ¿Cómo podía Hiparco conocer la posición del Sol entre las estrellas tan exactamente, cuando las estrellas no eran visibles por el día? ¡Usando la sombra proyectada por la Tierra sobre la Luna, durante un eclipse de Luna! Durante un eclipse, el Sol, la Tierra y la Luna forman una línea recta y por tanto el centro de la sombra de la Tierra está apuntando sobre la esfera celestial que está exactamente opuesta al Sol. 

"El Amanecer de la Era de Acuario"

Hiparco concluye que la intersección que indica el equinoccio avanza lentamente a  lo  largo  de  la  eclíptica  y  llama  a ese  movimiento "la precesión de los equinoccios". La velocidad es de aproximadamente un círculo cada 26,000 años. Antiguamente la intersección indicando el equinoccio de primavera estaba en la constelación de Aries, el carnero, y por esta razón la intersección (dondequiera que pueda estar) es aún de vez en cuando llamada "el primer punto en Aries."

En torno al año 1 se mueve hacia  la constelación de  Piscis y actualmente está de nuevo en transición hacia la constelación de Acuario, el aguador. Si ha oido alguna vez la canción "El amanecer de la era de acuario" del musical "Hair", es lo que es. Para los astrónomos la precesión es principalmente otro factor a tener en cuenta cuando apuntan con un telescopio o dibujan un mapa estelar; pero para los creyentes en la astrología, el "amanecer de la era de Acuario" es un gran augurio y puede marcar el comienzo de una era diferente y completamente nueva. 

La Precesión del Eje de la Tierra

¿Que nos dice este movimiento sobre el movimiento de la Tierra en el espacio?. Si tuvo alguna vez una peonza, sabe que su eje tiende a permanecer alineado en la misma dirección, generalmente la vertical, aunque en el espacio puede ser en cualquier dirección . 

A Spinning Top

 Precesión de una peonza: el eje 
 de giro traza el área de un cono.

Sin embargo dele un toque y el eje empezará a girar a lo loco alrededor de la vertical, su movimiento traza un cono (dibujo). La Tierra se mueve también así, aunque la escala temporal es mucho más lenta. Cada giro dura un año y cada rotación alrededor del cono le lleva unos 26.000 años. El eje del cono es perpendicular al plano de la eclíptica. 

La causa de la precesión es la protuberancia ecuatorial de la Tierra, causada por la fuerza centrífuga de rotación (la fuerza centrífuga se plantea en una sección posterior). Esta rotación cambia a la Tierra desde una esfera perfecta a una ligeramente achatada, más ancha en el ecuador. La atracción de la Luna y el Sol sobre la protuberancia es el "toque" que genera la precesión de la Tierra. 

Durante todo el ciclo de 26,000 años, la dirección hacia la que apunta el eje en el cielo, se mueve en un gran círculo cuyo radio cubre un ángulo de unos 23.50º. La estrella Polar hacia la que el eje apunta ahora (dentro de más o menos 1º) estuvo distante del polo y volverá a estarlo de nuevo dentro de unos miles de años (para su información, el acercamiento máximo será en el 2017). Por cierto, la "estrella polar" usada por los antiguos marineros griegos era otra diferente, no tan cercana al polo. 

Debido al descubrimiento hecho por Hiparco, la palabra "precesión" no volvió a significar "desplazamiento hacia delante", ya que ahora se aplica a cualquier movimiento de un eje girando alrededor de un cono. Por ejemplo, la precesión del giróscopo en la instrumentación de un aeroplano o la precesión de un satélite girando en el espacio. Vealo en un diccionario. 
 
Epocas Glaciares

   

"Dicen unos que arderá el mundo,
Otros que terminará helado.
Por un deseo elegido,
estoy con los que lo creen quemado.
Más si por dos veces muero,
creo saber lo bastante del odio,
para decir que la muerte por hielo,
también es enorme,
y quedaría saciado."
                                Robert Frost

 

Unos 2000 años después de Hiparco, en el año 1840. Louis Agassiz, un científico suizo, publicó un libro sobre glaciares, un rasgo familiar de su patria; enormes ríos de hielo creados por nieves acumuladas, llenando los valles y deslizándose lentamente hacia abajo, hacia lagos de agua de deshielo (o, en algunos otros países, el mar). 

Los glaciares dejan su huella en el paisaje: rascan y muelen las rocas y acarrean toneladas de gravas, a veces hasta grandes peñascos, desde las montañas a las llanuras, dejándolas lejos de su procedencia, dondequiera que el hielo finalmente se derrita. Agassiz, quien posteriormente llegó a ser un distinguido profesor en Harvard, observó que tales huellas existen por todo el norte de Europa y sugirió que las tierras habitadas ahora por los alemanes, polacos, rusos y otros, estaban cubiertas por enormes glaciares. 

América, también tuvo sus glaciares; Cabo Cod, por ejemplo, es un montón sobrante de grava glaciar. Estudios geológicos posteriores encontraron evidencias de que esos glaciares avanzaron y se retiraron varias veces en el último millón de años. La última retirada, más bien abrupta, ocurrió hace unos 12,000 años. 

La Teoría de Milankovich

Las grandes cuestiones son, desde luego, ¿que causó que aquellos glaciares se difundieran? y ¿volverá a pasar?. Realmente, nadie está completamente seguro. Pero una idea intrigante, debida a los trabajos en los años 1930s, del astrónomo serbio Milutin Milankovich, puede conectarla con la precesión que descubrió Hiparco. 

Como ya se ha dicho, la órbita de la Tierra no es perfectamente circular, sino ligeramente alargada. En consecuencia la Tierra se acerca más al Sol en la primera semana de enero (el día exacto varía un poco). Significa que justo cuando el hemisferio norte vive el invierno y recibe la menor cantidad de luz solar, la Tierra, en su conjunto, recibe la mayor cantidad (la oscilación es de 3%, máximo a máximo). Esto hace que los inviernos del hemisferio norte sean más benignos y los veranos son benignos también, porque ocurren cuando la Tierra está más distante del Sol.

Lo contrario es cierto al sur del ecuador: el comienzo de enero ocurre allí en verano y por consiguiente se esperaría que los veranos del sur fueran más cálidos y los inviernos más fríos , que los del norte del ecuador. Este efecto está muy debilitado porque, con mucho, la mayor parte del hemisferio sur lo ocupa el océano y el agua atempera y modera el clima. 

Ahora mismo, el invierno en el norte tiene lugar en el sector de la órbita de la Tierra donde el norte del eje apunta hacia fuera del Sol. Sin embargo, puesto que el eje se mueve alrededor de un cono, dentro de13,000 años, en esta parte de la órbita, apuntará hacia el Sol, siendo la mitad del verano justo cuando la Tierra está más cerca del Sol. 

En ese momento se prevé que el clima del norte sea más extremado y que los océanos tengan mucha menor influencia, dado que la proporción de tierra en el hemisferio norte es mucho mayor. Milankovich argumentaba que debido a eso los inviernos serían más fríos, caería mas nieve alimentando glaciares gigantescos. Además, decía, como la nieve es blanca, refleja la luz solar y con inviernos más rigurosos, la tierra cubierta por la nieve se calienta menos una vez finalizado el invierno. El clima se mantiene mediante un delicado balance entre factores opuestos y Milankovich argumentaba que solo esta influencia, era capaz de desordenar ese balance y causar las glaciaciones. 

Milankovich era consciente de que este era solo uno de muchos factores, desde entonces se sabe que las glaciaciones no se repiten cada 26,000 años, ni parecen ser habituales en otras épocas geológicas.

La excentricidad de la órbita de la Tierra, que determina el acercamiento al Sol, también cambia periódicamente, como lo hace la inclinación del eje de la Tierra con la eclíptica. Pero, en conjunto, el concepto de que las glaciaciones pueden estar ligadas a el movimiento de la Tierra a través del espacio puede ser, actualmente, nuestra mejor conjetura en lo concerniente a la causa de las glaciaciones.       

 

 
 
 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas