web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 
 

 

La undécima revelación
Basado en mi propia experiencia, y en lo que está sucediendo a nuestro alrededor, este libro se ofrece como una ilustración de este próximo paso hacia la conciencia. Es mi creencia que esta revelación ya está emergiendo, remolineando entre miles de conversaciones espirituales a altas horas de la noche, oculta apenas por debajo de la superficie del odio y el miedo que aún marcan a nuestra época. Como antes, nuestra única responsabilidad consiste en vivir de acuerdo con lo que sabemos, y luego tender la mano... y difundir el conocimiento.
James Redfield Verano de 1999

 
 
La Novena Revelación Descargar 202 Kb
La Novena Revelación - Guía Vivencial Descargar 239 Kb
La Décima Revelación Descargar 168 Kb
La Undécima Revelación Descargar 179 Kb
La Nueva Visión Espiritual  Descargar 137 Kb

NOTA DEL AUTOR

Cuando escribí La Novena Revelación y La Décima Revelación, estaba firmemente convencido de que la cultura humana evolucionaba a través de series de revelaciones acerca de la vida y la espiritualidad, revelaciones que podían describirse y documentarse. Todo lo que ha ocurrido desde entonces no ha hecho más que profundizar esta creencia.

Vamos volviéndonos plenamente conscientes de un proceso espiritual más elevado que actúa "entre bambalinas" en la vida, y mientras tanto vamos dejando atrás una visión materialista del mundo que reduce la vida a la supervivencia, presta escasa atención a la religión los domingos y se vale de juguetes y distracciones para dejar a un lado el verdadero asombro de estar vivos.

Lo que deseamos, en cambio, es una vida llena de misteriosas coincidencias y súbitas intuiciones que nos indiquen que existe un sendero especial para nosotros en esta existencia y que nos impulsen a una búsqueda par­ticular de información y experiencia... como si un destino predeterminado pujara por emerger. Este tipo de vida es como una historia de detectives que se desarrolla dentro de nosotros mismos, cuyas pistas pronto nos llevan ade­lante por medio de una revelación tras otra.

Descubrimos que nos espera una verdadera experien­cia de lo divino que llevamos en nuestro interior, y si logramos encontrar esta conexión, nuestra vida se infunde de aún más claridad e intuición. Comenzamos a captar visiones de nuestro destino, de alguna misión que pode­mos cumplir, siempre que solucionemos nuestros hábitos distractivos, tratemos a los demás con una cierta ética y nos mantengamos leales a nuestro corazón.

De hecho, con la Décima Revelación esta perspectiva se expande aún más, para incluir todo el espectro de la historia y la cultura. En algún nivel, todos sabemos que venimos de otro lugar celestial a esta dimensión terrenal para participar en una meta general: la de crear, lentamen­te, generación por generación, una cultura por completo espiritual en este planeta.

Sin embargo, al comprender esta revelación vigorizadora, va llegando una nueva: la Undécima. Nuestros pensamientos y actitudes cuentan para que nuestros sue­ños se tornen realidad. De hecho, creo que nos hallamos al borde de comprender, por fin, la manera en que nuestras intenciones mentales, nuestras oraciones, hasta nuestras opiniones y suposiciones secretas, influyen no sólo en nuestro propio éxito sino también en el de otros.

Basado en mi propia experiencia, y en lo que está sucediendo a nuestro alrededor, este libro se ofrece como una ilustración de este próximo paso hacia la conciencia. Es mi creencia que esta revelación ya está emergiendo, remolineando entre miles de conversaciones espirituales a altas horas de la noche, oculta apenas por debajo de la superficie del odio y el miedo que aún marcan a nuestra época. Como antes, nuestra única responsabilidad consiste en vivir de acuerdo con lo que sabemos, y luego tender la mano... y difundir el conocimiento.

James Redfield Verano de 1999

   

Cuando escribí La Novena Revelación y La Décima Revelación, estaba firmemente convencido de que la cultura humana evolucionaba a través de series de revelaciones acerca de la vida y la espiritualidad, revelaciones que podían describirse y documentarse. Todo lo que ha ocurrido desde entonces no ha hecho más que profundizar esta creencia.

 

 
 

 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas