Llama Violeta

Llama Violeta


 

 
 
 
 
 
 
 

EL INCREÍBLE PODER DE LAS EMOCIONES

Primera parte: Descubre el asombroso poder  de las emociones

Capitulo 6

La sintonización vibratoria produce un gran alivio

Esther y Jerry Hicks

 

6

La sintonización vibratoria produce un gran alivio

 

Cuando hablamos de sintonización vibratoria, nos estamos refiriendo a sintonizar ¡as vibraciones  lo  dentro  de  tu  Ser.  No  tiene  nada  que  ver  con  lo  que  haga  otro.  Esto  a veces  plantea  una  pregunta  en  quienes  nos  escuchan,  porque  a  muchas  personas  les

  parece  que  sus  únicos  problemas  son  los  que  se  deben  a  su  relación  con  los  demás:

«¿No debería hacer algo respecto a esas personas?»

Es cierto que te relacionas con otros y que con frecuencia esa relación es fuente de malestares  y  problemas,  pero  la  respuesta  no  está  en  pedirles  que  sean  diferentes.  De todos  modos,  la  mayoría  de  las  personas  no  estarán  dispuestas  a  cambiar  por  ti,  y aunque lo estuvieran, no podrán ser lo que necesitas para sentirte bien.

 

La respuesta para  sentirse  bien  lo  la  encontrarás  sintonizando  con  tu  Energía  interior.  Tal  como hemos dicho antes, se trata de que te permitas ser aquello en lo que esa parte tuya más extensa ya se ha convertido.

Por  ejemplo,  estás  teniendo  un  día  perfecto:  has  descansado  bien,  has  comido  de maravilla  y  estás  felizmente  absorto  en  un  proyecto  que  te  gusta,  y  de  pronto  alguien cercano  a  ti  viene  con  un  problema.  No  es  sólo  que  haya  un  problema,  sino  que  esa persona también piensa que debes hacer algo para resolverlo. Puede que sea tu pareja, uno de tus hijos, un empleado, un cliente, un amigo, o quizás incluso alguien a quien no conoces.  En  este  caso  pongamos  que  se  trata  de  un  empleado  al  que  aprecias  y  que tiene problemas con otros empleados, por los que también te preocupas sinceramente.

Mientras  escuchas  a  esta  persona  que  te  está  planteando  su  perspectiva  de  la situación,  empiezas  a  notar  que  tu  felicidad,  vitalidad  y  claridad  disminuyen  y  ahora  te sientes  cansado,  triste  y  confundido.  Escuchas  educadamente,  y  tu  mente  se  dispara buscando soluciones... Te das cuenta de que, a medida que vas escuchando, empiezas a relacionarte  con  lo  que  te  está  contando  esa  persona.  Entonces  comienzas  a  sentirte abrumado al ver que no tienes suficiente conocimiento o tiempo para recopilar información

y  tomar  una  decisión  racional  sobre  mo  solucionar  su  problema.  Quieres  conseguir información,  quizá  pienses  en  hablar  con  otras  personas  que  también  están  implicadas para  tener  una  idea  más  clara  de  la  situación,  pero  cuando  empiezas  a  hablar  y  a  dar sugerencias para cambiar normas o actividades, te sientes peor.

Cuanto más escuchas y hablas y con cuantas más personas compartes el asunto

—, más impotente te sientes al ver que no puedes resolver la situación ni llegar al fondo

de la misma. Y aunque tienes poder para tomar decisiones importantes (de hecho, si se trata de empleados, podrías despedirlos a todos y empezar de nuevo con un grupo más dispuesto), también sientes la futilidad de esa acción.

Aunque generalmente cuando estas cosas suceden no eres consciente de ello, se te está  brindando  una  maravillosa  oportunidad  para  expandirte,  porque  en  medio  de  ese desagradable torbellino estás generando nuevos cohetes de deseo. En cada parte de esa situación en la que sabes io que no quieres, lanzas un cohete de deseo contrario, y esa parte Expandida No-Física tuya se ha convertido en un Homólogo Vibratorio de ese deseo expandido. Y ei malestar que sientes en estos momentos que parece una respuesta a las  quejas  de  tu  empleado-—  no  es  más  que  la  discordia  entre  tu  pensamiento  actual

sobre lo que ha ido mal y el deseo expandido que acaba de aceptar tu Ser Interior.

Tus  vibraciones  internas  no  están  en  armonía,  y  entonces  ninguna  acción  puede solventar  el  problema.  No  encontrarás  acciones  o  palabras,  ni  siquiera  pensamientos  o ideas eficaces. De hecho, todo lo que intentes desde ese lugar carente de armonía sólo servirá para empeorar las cosas.

estuviéramos en vuestra piel, todos nuestros esfuerzos se centrarían en alcanzar

un resultado: buscaríamos cualquier manera de sentirnos mejor. Haríamos todo lo posible, desde el lugar donde nos encontráramos, para buscar algún tipo de consuelo emocional sobre ese tema por resolver, porque cuando lo consigues, estás empezando a sintonizar con tu Energía.

 

Echa tu canoa a la Corriente

  

Imagina que echas tu canoa al río con los remos dentro y que flota en la corriente;

luego deliberadamente das media vuelta y empiezas a remar con todas tus fuerzas contra

la corriente. Y viéndote remar con todas tus fuerzas a contracorriente, te preguntamos:

—¿Por q no das media vuelta y vas río abajo a favor de la corriente?

Y la mayoría responden:

—¿Ir río abajo? ¡Oh, eso es demasiado cil!

—Pero ¿cuánto tiempo conseguirás mantenerte? preguntamos.

—No estoy seguro responden—, pero mi obligación o responsabilidad me lleva a averiguarlo.

Y si tuviéramos más tiempo para estar con la mayoría de las personas, proseguirían:

—Esto es lo que hacemos todos. Es lo que hizo mi madre y la madre de rni madre. Cualquier  persona  que  quiera  conseguir  algo  trabaja  con  diligencia  contra  la  corriente. Todos  los  trofeos  y  monumentos  son  en  honor  de  esas  personas  trabajadoras  que  han permanecido el tiempo suficiente remando contra la corriente.

»Y  además  suelen  recordarnos—  todavía  hay  más  recompensas  después  de  la muerte  para  los  que  trabajan  así.  Observamos  cómo  os  volvéis  más  diestros  luchando contra   la   corriente.         Vuestros   músculos   se   fortalecen,   vuestros   barcos   son   más aerodinámicos  y  fabricáis  remos  más  eficaces.  Siempre  escuchamos  pacientemente mientras  nos  cuentan  distintas  versiones  de  por  qué  remáis  a  contracorriente,  pero cuando  habéis  terminado,  siempre  os  explicamos  lo  que  consideramos  el  concepto  más importante  que  vosotros,  nuestros  amigos  físicos,  podéis  escuchar  por  nuestra  parte:

¡nada de lo que deseáis se alcanza yendo a contracorriente!

La razón por la que estamos tan seguros de que nada de lo que deseas se alcanza

a  contracorriente  es  porque  entendemos  qué  es  la  Corriente.  La  hemos  visto  en  sus orígenes y la observamos a medida que aumenta de tamaño y caudal. Sabemos lo que es

la Corriente y por qué fluye como lo hace, y sabemos adonde te llevará si se lo permites.

Es  el  Rio  de  la  Vida,  y  antes  de  que  nacieras  en  este  cuerpo  físico  ya  estaba  en movimiento.  Y  desde  tu  perspectiva  No-Física,  cuando  te  planteaste  tus  intenciones  de vivir  en  este  planeta  y  en  este  cuerpo,  contribuiste  a  la  Corriente  de  este  Río  de  caudal pido. Y ahora que estás inmerso en este cuerpo físico, sigues aportando a la Corriente del  Río  cuando  pules  los  datos  que  recopilas  en  tu vida  y  cuando  llegas  a  conclusiones personales  sobre  lo  que  no  quieres,  lo  que  crea  la  reacción  natural  de  pedir  lo  que   quieres. Pues por cada petición, sea importante o no, incrementas la velocidad de la Co- rriente de ese Río.

Cuando  la  vida  hace  que  pidas  algo  que  no  tienes  en  estos  momentos,  esa  parte tuya No-Física lanza un cohete de deseo y literalmente se convierte en el objeto vibratorio

de  tu  petición...  Cada  cosa  que  pides  provoca  la  formación  de  una  respuesta,  y  tu  Ser Interior  se concentra  en  dártela.  Cada  problema  que  planteas  provoca la  formulación  de una  solución,  y  tu  Ser  Interior  no  lo  se  concentra  en  ofrecértela,  sino  que  también  se convierte en su vibración.

Si  se  lo  permites,  este  Río,  esta  Corriente  rápida,  le  llevará  a  favor  déla  corriente

hasta la complexión de todo lo que tu vida te ha llevado a crear, puesto que ya está todo preparado para ti, en una especie de Depósito Vibratorio, esperando a que sintonices con ello.

 

Tu Ser Interior ya se ha convertido en ese Depósito Vibratorio

 

Cuando  la  vida  te  lleva  a  que  pidas  algo,  esa  parte  tuya  Expandida  No-Física,  tu Fuente de Energía, tu Ser Interior se convierte en el equivalente vibratorio de lo que has pedido.   Ya   lo   hemos   dicho   antes   cuando   hemos   hablado   de   que   siempre   estás evolucionando y de que, cuando la vida hace que pidas algo, tu Ser Interior se convierte

en esa parte tuya expandida.

 

La  Ley  de  la  Atracción  es  la  Ley  más  poderosa  del  Universo,  es  la  que  dirige vibratoriamente  todo  lo  que  existe.  Todo  lo  que  existe  —visible  o  invisible,  tangible  o intangible, electrónico o material, físico o No-Físico— no sólo se ve afectado por ella, sino que está dirigido por esta poderosa Ley Universal. Con palabras más sencillas, esta Ley dice:  todo  objeto  atrae  la  esencia  de  lo  que  se  asemeja  a    mismo.  Muchas  personas reconocen   esta   poderosa   Ley   en   sus   propias   experiencias,   basándose   en   la   bien documentada  física de  la  electrónica,  o en  la  observación  de  que  sus  pensamientos  ha- bituales  les  proporcionan  las  circunstancias  y  experiencias  que  coinciden  perfectamente con sus estados de ánimo y actitudes respecto a todas las cosas.

La poderosa Ley de la Atracción responde a la vibración de aquello en lo que se ha convertido esa parte tuya más extensa, y mientras ésta responde a la vibración de tu Yo Expandido, la Corriente fluye, pues la Corriente de este Río de la Vida es literalmente el impulso  provocado  por  la  respuesta  de  la  Ley  de  la  Atracción  a  la  vibración  de  tu  Ser expandido.

Las  grandes  preguntas  —a  las  que  quiere  responder  este  libro  son:

 ¿qué  estás haciendo, en tu forma física, en relación con la vibración de tu yo Expandido?, ¿te estás permitiendo seguir el ritmo de la velocidad vibratoria en la que te has convertido?

 

 El Místico en tus favoritos  El Místico como tu página de Inicio  
 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas