Llama Violeta

Llama Violeta


 
 
 
 
 
 
 

 

EL LIBRITO

AZUL

CAPITULO II

LA MECÁNICA DEL PENSAMIENTO

 

Conny Méndez

 

 

 

 

CAPITULO II

Todo el día y toda la noche estamos pen­sando una infinidad de cosas distintas. Pasa por nuestra mente una especie de película cinemato­gráfica constante, aunque desconectada.

Entre tantas ideas diferentes, nos detenemos a contemplar, examinar o estudiar algunas más que otra?. ¿Por qué? Porque nos han estimulado el sentimiento. Nos han producido un sentimien­to de temor o de antipatía, de simpatía o de lástima, un sentimiento de agrado o de desagra­do, no importa. El hecho es que por aquel sentimiento, la idea nos interesa, la repasamos más tarde, tal vez la comentamos con alguien. Esto es meditar, y lo que así se medita pasa al subconsciente y se graba allí.

Una vez que se graba una idea en el subconsciente se convierte en un "reflejo". Tú sabes que cuando el médico te da un golpecito con algún objeto en un sitio alrededor de la rodilla, tu pierna da un salto. Te han tocado un punto sensible y has reaccionado ¿no? En esa misma forma, cada vez que ocurre en tu vida algo refe­rente a una de las ideas que están grabadas en tu subconsciente, el "reflejo" reacciona en la forma exacta en que fue grabado. Tu adoptas una acti­tud de acuerdo con el sentimiento original que sentiste cuando primero pensaste en aquella idea. Los metafísicos llamamos a esto un "concepto" o sea, una creencia, una convicción.

El subconsciente no discierne. No decide nada, no opina ni piensa por si solo. No tiene poder para protestar, no tiene voluntad propia. Esas no son sus funciones. Su única función es la de reaccionar poniendo a la orden el reflejo que se le ha dado. El es, en este sentido, un maravilloso archivador, secretario, bibliotecario automático que ni descansa ni falla jamás. Tam­poco tiene sentido del humor. No sabe cuándo una orden ha sido dada en chiste o en serio. De manera que si tu nariz es un tantico abultada; y si tú por hacer reír a los demás, adoptas el chiste de llamarla "mi nariz de papa rellena", por ejem­plo, como el subconsciente es un servidor exacto, no tiene sentido del humor y sólo sabe obedecer incondicionalmente, tratará por todos los medios de cumplir la orden que le han dado tus pala­bras y tú sentir ... y verás a tú nariz parecerse más y más a una papa rellena.

La palabra "Metafísica" quiere decir "más allá de lo físico", o sea, la ciencia que estudia y trata de todo lo que está invisible a los sentidos físicos. Te da la razón de ser todo lo que no comprendemos; de todo lo misterioso; y es exac­ta, como comprobarás a medida que leas este librito.

Ahora veras: ¿Recordarás tu la primera vez que oíste mencionar la palabra "catarro" ¿No lo recuerdas, verdad? Eras muy pequeñito. La pa­labra la dijeron tus mayores. Te enseñaron a temerla. A fuerza de repetirla te instruyeron a comprenderla, te dijeron que no te mojaras los pies, que no te pusieras en una corriente de aire, que no te acercaras a alguien porque tenía cata­rro y se le pegaba, etc., etc. Todo lo cual se fue grabando en tu subconsciente y formando allí un reflejo. No tuviste jamás que recordar las advertencias de tus mayores. El daño estaba hecho. De allí en adelante, tu subconsciente te ha brindado un catarro (el mejor que te pueda obsequiar) cada vez que te has colocado en una corriente de aire, cada vez que se te han mojado los pies, cada vez que te acercas a un acatarrado y cada vez que tú oyes decir que anda por allí una epidemia de gripe o de catarro.

 

Por culpa de tus mayores, por lo que has escuchado decir a los demás; por lo que has leído en los periódicos y en los anuncios, en el radio y televisión, y sobre todo porque ignoras la verdad metafísica de la vida, has aceptado estas ideas erróneas y se convirtieron en reflejos que actúan sin premeditación tuya, automáticamente, y que son causa de todos los males que te aque­jan en el cuadro de tú vida. Tienes un cargamen­to voluminoso de ideas ajenas que afectan todos los departamentos de tú vida, tu cuerpo, tu alma y tu mente. Advierte que si no los hubieras acep­tado; si por el derecho que te da tu libre albedrio de escoger, aceptar y rechazar, no hubieras acep­tado lo negativo, no hay germen ni virus ni poder en el mundo que hubiera podido atacar ni con­vencer a tu subconsciente para que actuara de ninguna otra forma que aquella que tu le diste.

 

Tú voluntad, negativa o positiva, es el imán que atrae hacia tí los gérmenes, las circuns­tancias adversas o las buenas. Como ya hemos dicho, tu actitud negativa o positiva ante los hechos, determinan los efectos para ti.

 

 El Místico en tus favoritos
 
 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas